jueves, 5 de marzo de 2015

Rosa Quintana una mujer en versión BETA

mujeres especiales, madres, experiencias para compartir
Rosa Quintana una mujer en versión Beta

Que placer tener como invitada en éste blog a Rosa Quintana, una amiga que nos visita desde el bello país de Argentina.

La he encontrado en la red gracias a los milagros que obra internet  y nos vamos siguiendo ya que compartimos muchos intereses; además de tener una sonrisa que sólo de verla contagia... una mujer a tope de sensibilidad social y cuestionadora de lo fácil....¡me encantas!.... ahora le dejo la palabra para que cuentes tu historia...¡bienvenida a ésta tu casa!.


Creo que lo primero que dicen las personas cuando se definen es lo que mejor los representa, aun cuando, luego, agreguen otras características de sí mismos.

Así que lo primero que diré acerca de quién soy, es que soy una persona que busca constantemente desafíos en su veta profesional y personal, soy mi propia motivadora. 

Ya a esta altura de mi vida, asumo que es algo innato, el no caer cuando las cosas no salen como esperaba o si me caigo me vuelvo a levantar. De las cosas más simples pueden surgir oportunidades impensadas si se sabe mirar, apreciar y sobretodo, rodearse de las personas que te inspiran, te aprecian y de las que puedes aprender.

Cuando digo rodearse, no es solamente en el ámbito físico sino, afortunadamente hoy, también en el plano online, conocí a muchísima gente de mucha calidad intelectual, que comparte lo mejor de sí porque no somos solo conocimientos sino ante todo somos, personas. 

Mi vida transcurrió casi, casi como lo había planeado, quería graduarme en mis estudios antes de formar una familia, pensaba que era muy sacrificado estudiar y cuidar de hijos pequeños. Es así que me gradué y luego… me casé.

Trabajaba en lo que me gustaba y tuve a mi primer hijo. Pero como en la vida, nuestra “Misión de vida” puede verse alterada y, generalmente, es lo que sucede; aun así, no es tan importante como no perder nuestra “Visión de la vida”, lo que queremos para nosotras y la familia.

Mi gran cisma lo tuve mientras trabajaba. Como siempre fui reflexiva de las situaciones que me tocaba vivir y en el trabajo comencé a observar que no era lo que imaginaba, sentía que le faltaba algo, como que “algo no me lo habían contado” y comencé a sentir que debía haber algo más , que las personas trabajamos y aportamos conocimientos y que tiene que haber “un ida y vuelta” más allá de la remuneración. En resumen…no me sentía satisfecha.

Así que comencé a buscar en internet cuestiones que hacían mejor el mundo del trabajo y las personas. Viniendo de las Ciencias Naturales, de la Salud, la verdad es, que lo primero que busqué fueron aspectos de Higiene y Seguridad pero tampoco allí obtenía las respuestas así que de a poco me fui metiendo en el mundo de la Gestión de Personas y allí sí, comencé a encontrarme conmigo misma. 

Fueron tres años de darle la vuelta a esta situación nueva, de hablar con mi esposo hasta que tomé una decisión, la de… ¡comenzar todo de nuevo! Habiendo dejado mi profesión anterior sabíamos que eso representaba una entrada económica menos para la familia así que tuvimos que acomodar nuestra economía a la nueva situación. 

Sí, tenía en ese momento, a mi segundo hijo y con dos pequeños comencé a estudiar de nuevo por eso decía, al principio que las Misiones de la vida pueden cambiar pero la Visión se mantuvo, en mi caso. No fue fácil, tuve que relegar momentos de salida de ocio con mi familia, madrugadas de estudio, hacer las tareas escolares con mis hijos, cuidar de mi hogar. Por suerte, de mi marido tuve su ayuda incondicional. 

Me recibí de Lic. en Relaciones Laborales y sabiendo que la edad y la falta de experiencia en ese campo eran dos grandes obstáculos para la reinserción laboral, decidí que “mis monstruos no sean más grandes de lo que son”. Así que empecé una búsqueda constante dentro de mí misma, me propuse conocer “mi mercado laboral”, me conecté con personas que, al día de hoy, son mis referentes y la mayoría son de España y yo, vivo en Argentina, así que se imaginan que ¡amo internet! Siempre digo que internet me ha salvado de las barreras físicas, que muchas veces son las que nos impiden avanzar porque es imposible llegar a personas claves por diversos motivos.

Finalmente, decidimos con mi esposo, crear en mi región una red social profesional llamada Trabajo en el NEA, en la que se encuentren la oferta y demanda de trabajo, totalmente gratuito, que las personas conozcan a otras personas que buscan oportunidades laborales, compartir eventos relacionados con la Formación laboral, también que las empresas y Consultoras puedan conocer a las personas. Allí, también, existen Grupos con diferentes temáticas y mucho más, es un emprendimiento privado y comercial.

Mientras tanto, he conocido a través de la red a dos personas muy talentosas, nos hemos asociado para ofrecer servicios de Consultoría a las empresas y en mis tiempos libres, dedico a mi familia, a mis amigos y a leer, informarme. 

A veces medio en broma y en serio digo que vivo en una versión BETA, inacabada porque siempre hay algo que muta, se transforma para que me dé las respuestas a mi necesidad de mejorar y de si es posible, hacer de mi entorno más cercano, un poco mejor. 

Nada es fácil y cuando es fácil hay que ir por más…todos tenemos habilidades y algo que sabemos hacer bien, allí hay que poner la atención, buscar a las personas adecuadas y comenzar a trabajar un proyecto, proponerse una meta, primero a corto plazo y cuando la alcances ¡vas por más! 

¡Y siempre, disfruta de lo que haces…esa es la mejor motivación! 


Enlaces relacionados:

Imagen original: Rosa Quintana