lunes, 5 de enero de 2015

¿Por qué fuman los niños?

fumar es malo, hijos, madres, salud
¡Que la salud de los niños no se esfume!

Cada vez observo niños más jóvenes fumando y siempre me hago la misma pregunta ¿por qué lo hacen?

¿Por probar, por sentirse aceptados en un grupo, por pretender ser mayores...? 


Seguramente la respuesta única no existe y es un poco de muchas cosas, sobretodo hoy día donde existen tantas y tantas influencias externas de todo tipo.

Hay muchas, muchísimas posibles respuestas, pero lo cierto es que lo hacen y así como evolucionamos en muchas cosas en otras parece que no... ya que los niños por las razón que sea, se enganchan al cigarrillo cada vez más temprano iniciándose así en una espiral de adicción y perjuicios que los puede condenar de por vida.

Otra pregunta que me hago es ... ¿dónde estamos los padres? ¿cómo no nos damos cuenta e intentamos ayudarlos y orientarlos?

No pretendo responsabilizar sólo a los padres, sin embargo, parte de nuestra labor es monitorizar su comportamiento muy de cerca sobre todo a éstas edades tan "vulnerables"; y somos los padres y adultos cercanos los que podemos influir en ellos y no solamente con nuestras palabras sino (y sobretodo) ¡con nuestras acciones!.

Todos los padres queremos dejarle a nuestros hijos el mejor legado: principios sólidos, hábitos saludables y el mejor de los ejemplos como seres humanos. 

Mi nieta mayor tiene ahora mismo 12 años y solo de pensar que empieza a fumar a esta edad se me "hiela la sangre". Mientras más pronto se inician los niños en éste desagradable hábito más larga será la adicción y más les costará dejarlo (en caso que se lo planteen en algún momento).

¡En éstas líneas mi intención es invitar a la reflexión!

No permitamos que nuestros hijos se nos vayan tan pronto de las manos y sin la información necesaria. 

En mi humilde opinión, una forma de contrarrestar las influencias externas es proveerles desde casa hábitos saludables tanto emocionales como físicos:

a. una alimentación variada y equilibrada
b. beber mucha agua
c. menos televisión y más conversación en familia
d. más actividad física
e. buenas costumbres en el comer, en un espacio relajado, en armonía y compartir
f.
g.
h....

Cada familia, cada hogar, cada hijo es un mundo aparte... sin embargo, los buenos hábitos, el amor y la comprensión son universales en cuanto al impacto positivo que deja en cada pequeña persona en su camino hacia la adultez.

"Fumar es una de las peores cosas que un adulto o un niño que le puede hacer a su cuerpo"

Seguro que tu tienes otras ideas de cómo contrarrestar las influencias externas negativas, escríbeme a mquemadres@gmail.com y cuéntamelas, así las compartimos con otras madres y entre todas aprendemos y aportamos.

Clika "me gusta" en nuestro Facebook y Twitter y forma parte de nuestras super amigas MQM.

Suscríbete a nuestro youtube para seguir disfrutando de nuestras historias en vídeo y música. 

Pasa por la caja arriba a la izquierda y déjanos tu correo para recibir todas nuestras historias.

Enlaces relacionados:

Imagen original: morguefile.com