martes, 7 de octubre de 2014

De...mudanza!



Parece obvio que toda mudanza conlleva cambios, pero sabemos a lo que nos enfrentamos cuando nos toca? El hecho de haberme mudado varias veces me confirma algo que quisiera compartir.

Lo primero que quiero destacar es que hay dos tipos de cambios, aprenderlos a diferenciar nos ayudará a superarlos de una mejor manera.

1.- Cambios físicos: son los que implican nuevos lugares, nuevos espacios, reorganización de muebles, adaptación de recursos,etc.
La planificación con suficiente anterioridad a la mudanza de la recogida, traslado y distribución de muebles en el nuevo hogar será vital para que todo salga bien.

Pero, hay otros cambios que son mucho más importantes.

2. Cambios emocionales y psicológicos: para mí esta es la parte más importante y al mismo tiempo más difícil de una mudanza. Descubrirás que "tus cosas"representan algo muy valioso para tí. Te has preguntado por qué? Porque acostumbramos a asignarles sentimientos a nuestras cosas relacionados con las experiencias vividas con ellas. Así " aquel cuadro del que te enamoraste" "la mesa que heredaste y te trae tan buenos recuerdos" "el cenicero que guardas de aquella noche en que lo conociste" no dejan de "ser cosas" pero le atribuyes un  inmenso valor emocional.

El problema se presenta cuando en el nuevo piso aquel cuadro ya no te va, la mesa de la herencia familiar no cabe, el cenicero de tu encuentro amoroso ya ha pasado de moda...lo comento de esta forma, porque a pesar de parecer frívolo, resulta que en la mudanza te encuentras aferrada a una cantidad de objetos inútiles a los cuales te sientes ligada y experimentas una inexplicable sensación de pérdida. 

Así somos, sin darnos cuenta nos vamos apegando a las cosas más insignificantes y es solo cuando tienes que prescindir de ellas, que te das cuenta de la importancia que le has otorgado. Quizás descubras que detrás de ese apego lo que existe es una necesidad de llenar algunos vacíos en tu vida.

Hace pocos días viví esa experiencia, pues tuve que mudarme después de once años en el mismo sitio y aunque no fué ni mucho menos la primera vez, al principio creí que era una asignatura superada, pero en realidad me dí cuenta que aunque me había desapegado de muchas cosas materiales en mis anteriores mudanzas, pronto las había sustituido por las nuevas. 

Es como si el ser humano necesitara sentir que "posee cosas"y muchas veces no se da cuenta de que las cosas son las que le poseen. De allí mi reflexión.

Somos nosotros quien le otorgamos el valor a las cosas, ellas no valen nada por sí solas.
Vivir con menos no necesariamente nos hace menos felices.
Acumulamos muchas cosas inútiles.


Y por último...comparto lo que me ha dejado esta nueva mudanza...

Al final, lo realmente importante es:

                      "Coleccionar vivencias, no cosas"

Y tú? Has vivido el apego emocional en una mudanza? Lo has superado rápidamente o ha sido un proceso difícil? Escribeme y cuéntamelo a nuestro mail; mquemadres@gmail.com

Visítanos en nuestra página de facebook y en youtube. Ahh y no se te olvide suscribirte con tu mail en la cajita de arriba y a la izquierda.

Enlaces relacionados

http://www.masquemadres.es/2013/12/sabes-lo-que-es-el-desapego-emocional.html
http://www.masquemadres.es/2013/12/eres-un-dependiente-emocional.html
http://www.masquemadres.es/2013/11/pensar-en-positivo.html

Imagen: Morguefile