miércoles, 14 de mayo de 2014

Nosotras y nuestros ritmos



Hace unos días me encontré con una pareja amiga que no veía desde hace algún tiempo y claro a nosotras como mujeres nos faltó tiempo para recorrer en pocos minutos montón de anécdotas que habíamos vivido en el tiempo que teníamos sin vernos.

Cuando de repente, su esposo, que ya se había adelantado para continuar, le grita: "Date prisa, que tenemos muchas cosas que hacer..." Mi amiga, viendo que no era posible continuar con nuestra amena conversación, le gritó: " Ahora te esperas y me comenta, es que de verdad, no tengo tiempo para mí por ir con sus prisas, yo tengo otro ritmo y he comprendido que hay que respetar nuestro ritmo porque de lo contrario el cuerpo te lo cobrará después..."

Cuánta razón tenía mi amiga. Nosotras, las mujeres, tenemos un ritmo diferente a los hombres, nosotras somos detallistas, comunicativas, soñadoras, emprendedoras, apasionadas y por el hecho de dar vida somos sensibles, vitales, comprensivas y nos encanta dedicar tiempo a expresarnos libremente, a contar detalladamente lo que nos ocurre y hacer que la persona que nos escuche nos comprenda y nos apoye.

Somos más pacientes, sabemos esperar y nos encanta compartir. Cuánta razón tenía mi amiga al decir que hay que respetar nuestros ritmos, porque el cuerpo sometido a las presiones y al corre corre del día día del trabajo, de los hijos, del marido, de la casa, de tantas cosas que nos rodean se resiente y aparecen los típicos síntomas: dolores de espalda, de cabeza, molestias estomacales, insomnio, sin mencionar enfermedades más graves que podemos padecer.

Sé consciente de qué o quién está perturbando tu ritmo personal y ponle un freno, si es tu marido, como me pasó a mí o a mi amiga, de buena forma pero claramente dile lo necesario que es para tí poder llevar las cosas de una forma más tranquila y relajada. 

Hay pequeñas cosas que quizás te roban tu tranquilidad y no te das cuenta hasta que lo concientizas, a mí, por ejemplo, había algo que me llenaba de estrés y era perder tiempo para aparcar al llegar al trabajo, cuando lo comprendí lo resolví saliendo de casa media hora antes y si no encontraba donde aparcar, no me molestaba, pues sabía que tenía tiempo, esto tan simple fué una liberación para mí. Todavía lo practico, intento salir con tiempo suficiente como para contar con imprevistos y así me evito, por lo menos, la prisa y los nervios de llegar tarde. 

Sé consciente de tu tiempo, de tus pausas. En el día, busca tiempo para apartarte de lo que estás haciendo y dedicártelo a tí, tomar un té, saborear un café o simplemente cerrar los ojos y meditar un poco. Es necesario que retomes tu ritmo, solo tú lo conoces y sabes el momento en que lo necesitas. Aléjate de las situaciones que te perturban, no permitas que se adueñen de tí. Parece fácil, pero si no lo haces un acto consciente, no podrás luchar contra él. Atiende lo que tu cuerpo te dice, él habla cuando reprimes las emociones, cuando vives angustiada o nerviosa, por eso, busca y conéctate con la gente que te aporta y te enriquece. 

Es necesario que recuperemos nuestro equilibrio, el control de nuestra vida y no dejar que sean las cosas de fuera o las personas las que nos controlen.

Pon en práctica pequeñas rutinas que te ayuden a organizarte, planifica el día antes de salir de casa, escucha música que te relaje, pide a los tuyos que te ayuden en casa, sal a dar un paseo corto, medita, vigila tu dieta, ya verás como poco a poco aprenderás a llevar tu vida con otra perspectiva. Más consciente, más relajada, MAS VIDA!

Eres un ser único, quiérete y cuídate!

Cuéntame qué es lo que no te deja llevar tu ritmo personal? Vives con mucho estrés? Eres consciente de lo que te perturba o no sabes todavía qué es? Escríbeme a: mquemadres@gmail.com para que lo compartamos juntas.

Me encantaría que nos encontremos en nuestra comunidad de facebook y te invito a ver nuestros videos en youtube para compartir experiencias como esta y mucho más.

Enlaces relacionados

http://www.masquemadres.es/2014/03/eres-victima-de-tus-emociones.html
http://www.masquemadres.es/2013/12/como-aprender-a-delegar-y-a-dejar-de-controlar.html
http://www.masquemadres.es/2013/12/16-cualidades-de-mujeres-inteligentes.html