miércoles, 21 de mayo de 2014

Nadie sabe lo que tiene hasta que...


Cuántas veces hemos escuchado este dicho popular pero no menos cierto. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde  y yo me pregunto: ..." porqué no apreciamos lo que tenemos antes de perderlo! El ser humano tiende por su naturaleza a no vivir en el presente, nos preocupamos por el futuro o nos entristece el pasado, pero pocas veces somos capaces de vivir con plenitud la realidad  de nuestro presente. 
He sufrido recientemente la pérdida de gente muy querida y cercana para mí y esto me ha hecho reflexionar sobre lo mucho que dejamos de hacer o compartir con esas personas por vivir tan a prisa y pienso que si aprendiéramos a darle valor a lo realmente importante, no tendriamos esa sensación de habernos dejado algo en el camino. Tenemos lo que queremos? o en esta lucha diaria por conseguir sobre todo dinero nos olvidamos de vivir?

Es una tarea incompleta que tenemos como personas, encontrar el equilibrio entre lo que queremos y lo que tenemos. Generalmente la frustración nos viene producto de la comparación que hacemos con otras personas. Nuestra tendencia es a comparar nuestra situación con las personas que están mejor que nosotros bien sea en el aspecto económico, laboral o afectivo.

Muchos, entonces, tienen mejores coches, mejores casas o mejor trabajo, pero nos hemos puesto a pensar si realmente son más felices que nosotros?

La apariencia no siempre acompaña a la realidad de mucha gente. A veces me he dado cuenta que lo que yo creía sobre esta o aquella persona a través de su apariencia, al ahondar un poco más allá de lo superficial, me encuentro con una realidad totalmente diferente. Y esto es un hecho que se repite constantemente.

Anímate a mirar a tu alrededor, a tus hijos, a tu pareja, a tu familia. Mira cuántas personas queridas están a tu lado, mírate a tí, saludable, llena de vida, que puedes caminar, respirar, ilusionarte. Desde cuando no aprecias el paisaje por donde vas, las flores que crecen en tu terraza o el amanecer o atardecer de cada día. La charla animada con una amiga, el momento de peli del domingo por la tarde.

Si te das cuenta, tu presente está lleno de cosas buenas, agradables y fíjate en algo curioso, ninguna de las cosas que te he nombrado, NINGUNA depende del dinero que tengas. Hablo de esas cosas que te aportan un montón y que no cuestan nada. 

Te invito a pararte un poco y alejarte del torbellino de actividades y trabajo que te está robando la hermosa posibilidad de disfrutar de lo que eres y tienes AHORA, en este momento. Haz un acto consciente y agradece todo lo bueno que hay en tu vida HOY. 

Los niños no son conscientes de su pasado ni de su futuro y por eso disfrutan al máximo del presente. Busquemos en este sentido a nuestro niño interior, ese que hemos perdido a medida que fuimos viviendo. Volvamos nuestra mirada donde realmente está la verdad, que es dentro de nosotros mismos, reconociendo que quizás hemos anhelado cosas materiales que tal vez no nos darían la felicidad como creemos. 

Valoremos lo que tenemos antes de perderlo y recuerda,

      Cuando la vida te presente razones para llorar,  
      demuéstrale que tienes mil y una razones para reír...

Eres de las personas que viven en el futuro o en el pasado sin disfrutar del presente? Te has planteado cambiar? Escríbeme y cuéntamelo al mail: mquemadres@gmail.com

Síguenos en facebook y en youtube y suscríbete a nuestro blog en la cajita de arriba y a la izquierda. Allí estaremos para compartir nuestras experiencias.

Enlaces relacionados

http://www.masquemadres.es/2014/02/soy-madre-y-persona-tambien.html
http://www.masquemadres.es/2013/11/vivir-en-el-aqui-y-en-el-ahora.html http://www.masquemadres.es/2013/11/pensar-en-positivo.html

Imagen: Mis nietos, mis hija Rebeca, mi esposo y yo disfrutando de un dia de sol en Barcelona.