sábado, 3 de mayo de 2014

Cómo distinguir niños con maltrato emocional

niños, padres, hijos, maltrato emocional
Cómo distinguir niños con maltrato emocional

El maltrato emocional es el que destruye la personalidad del niño y le origina sentimientos de baja autoestima; hace que se sienta despreciado, rechazado, en general no querido.

Muchos menores son maltratados emocionalmente por sus padres u otros adultos cuidadores o familiares.


Este tipo de maltrato se produce por daño psicológico, rechazo afectivo, falta de atención en cuanto a las necesidades emocionales del niño, abuso y violencia verbal, exigencias excesivas y desproporcionadas en relación a la edad del niño, ordenes educativas contradictorias o imposibles. 



También, y si se quiere aún más grave, por exceso de atención, ausencia de limites y normas en general, es decir conceder al niño todo lo que pida.

Los niños que se desarrollan sin limites, carente de normas y disciplina son aquellos que están convencidos que solamente poseen derechos y que sus actos y faltas no merecen ser castigadas, ya que no se sienten responsables. Desconocen los derechos de los demás, sean esos, amigos, familiares o padres; de ahí la gran denuncia de hijos que son tiranos con sus padres.

A veces los padres, basados en buenas intenciones, como querer que los hijos sobresalgan en el colegio, en algún deporte o en la vida social pueden maltratar emocionalmente a sus hijos con exigencias que van más allá de sus capacidades e intereses. Por lo que el maltrato emocional se puede disfrazar de "educación".

Otras veces los padres frente a situaciones de divorcio ponen a los hijos en contra del otro (madre o padre) o descargan en los hijos sus frustraciones culpando a los hijos del rechazo de la pareja.

Una de las formas más comunes de maltrato emocional es el modo pasivo, el no ofrecer el afecto, cuidado y valoración que el niño necesita para fortalecer su estima y personalidad.

Cualquier tipo de maltrato emocional, sea el pasivo o activo, pueden dejar secuelas y cicatrices de por vida, lo que provocará problemas de desarrollo, dificultades emocionales y seguramente un comportamiento problemático.

En todos los escritos siempre insisto que los niños aprenden lo que viven y la ausencia de un entorno familiar adecuado hará que desarrollen actitudes y aptitudes negativas que ellos entenderán como normales, si no se limitan y corrigen a tiempo.

Algunas consecuencias del maltrato emocional activo o pasivo son:

Se sienten indignos de ser queridos y respetados.
Se sienten inferiores a los demás.
Generalmente están tristes y permanecen solos.

Se sienten superiores y merecedores de todo.
Propensos a buscar o frecuentar círculos de personas y situaciones de más malos tratos.
Son incapaces de enfrentar situaciones nuevas aunque sean positivas.
De adultos suelen caer en depresiones o sufrir ansiedad crónica.
Les cuesta manifestar satisfacción o alegría.
Presentan dificultades de aprendizaje
Tienden a tener problemas de adaptación
Presentan dificultades para respetar figuras de autoridad
Carecen de espontaneidad ya que percibe el entorno como amenazador.



En resumen, debemos cuidar de no canjear el poco tiempo de atención y dedicación a los hijos por caprichos y permisividad y tanto de manera pasiva o activa podemos caer en maltrato emocional a nuestros hijos.

Lo que siempre digo, no nacemos sabiendo ser padres, aprendemos paso a paso, sin embargo, el futuro de nuestros hijos depende de eso. El oficio de educar a nuestros hijos requiere una inversión a largo plazo y una adaptación continua a las demandas y necesidades del ellos.


Y tú, cuál es tu experiencia en la educación de tus hijos? Cómo lo vives? Cuéntame tu experiencia aquí o al correo mquemadres@gmail.com


Clika "me gusta" en nuestro Facebook y Twitter: @masquemadres y forma parte de nuestras super amigas MQM.

Suscríbete a nuestro youtube para seguir disfrutando de nuestras historias en vídeo y música.

Pasa por la caja arriba a la izquierda y déjanos tu correo para recibir todas nuestras historias.

Enlaces relacionados:
Los padres y sus expectativas

Imagen MQM