miércoles, 16 de abril de 2014

La sobrevivencia de una mujer

"sobrevivencia-soraya-fares"

Se había quedado dormida en el altillo; desde ahí tenía unas vistas geniales, podía lanzar la mirada y disfrutar de un espectáculo único.. el cielo estrellado, escuchaba el sonido del agua del río cercano, las luces del pueblo a lo lejos, imaginaba las vidas de las personas, sus conversaciones, sus relaciones y por supuesto, también la suya. Se quedó dormida en algún momento después de tanto mirar y soñar.

Se despertó con él a su lado, ambos ligeros de ropa y cansados; había sido una noche de esas películas que siempre veía, de esas que tanto imaginaba cuando subía al altillo a contemplar la vida de otros y pensar que algún día tendría una vida ella también. El era demasiado perfecto para ser real, durante la noche se despertó en algún momento y se pellizco para ver si lo estaba soñando o era realidad.

Se ducharon juntos en una larga sesión de vapor y amor; desayunaron e hicieron planes. Se marcharían juntos antes que regresara Marc

Marc era su pareja; estaba en la cárcel cumpliendo una sentencia por maltrato e intento de homicidio hacia ella, saldría en una semana después de cumplir su castigo. Ella estaba aterrorizada con la sola idea de su regreso, todo el mundo en el pueblo le aconsejaba que marchara desde el mismo momento que lo detuvieron, sin embargo, era tal la dependencia emocional y el maltrato psicológico que había sufrido, que se sentía incapaz de ser ella misma.

Pero ahora estaba él. Acordaron que ella iría al pueblo a despedirse de algunas personas y regresaría para marchar. Así lo hizo, comentó que marcharía con un hombre maravilloso que la quería de verdad, todos querían conocerlo y saber quien era, pero ella insistió en su anonimato. De regreso paso por el río, habían quedado en verse ahí para nadar juntos antes de partir. Él la esperaba justo en la orilla y mientras se acercaba a su encuentro la miraba y sonreía, ella se sentía única y feliz. Se desnudaron y nadaron largo rato, luego, exhaustos, se echaron a descansar y volvieron a quererse sobre la tierra húmeda.

Se marcharon al atardecer!

Los del pueblo hallaron parte de sus ropas dobladas en la orilla del río, a ella la dieron por desaparecida.

Una semanas después la encontraron sentada en una plaza en una ciudad a muchas horas del pueblo; estaba distraída, no recordaba cómo se llamaba ni desde cuando estaba ahí. La llevaron a una institución donde la atendieron y cuidaron hasta que se recuperó, aunque nunca recordó su nombre o su pasado. 

Ahora vive con otro nombre, en otra ciudad y con otra vida.

A veces la mente busca refugios e historias que nos permitan sobrevivir frente a realidades que somos incapaces de enfrentar.

Esta historia es parte real y parte ficción, sin embargo, muy cerca de cualquiera de nosotros suceden cosas similares; ¿sabes tú de alguna historia de violencia doméstica? compártela conmigo aquí o al correo: mquemadres@gmail.com


Clika "me gusta" en nuestro Facebook y Twitter: @masquemadres y forma parte de nuestras super amigas MQM.



Suscríbete a nuestro youtube para seguir disfrutando de nuestras historias en vídeo y música. 


Pasa por la caja arriba a la izquierda y déjanos tu correo para recibir todas nuestras historias.

Enlaces relacionados:
Mamá tenía razón


Imagen MQM