miércoles, 5 de marzo de 2014

Un legado para nuestros hijos

legado, hijos, madres

¿Que queremos dejarle a nuestros hijos? Seguramente en algún momento nos hemos hecho esa pregunta... 


¿Qué legado queremos dejarles?.


Cuándo hablamos de legado, generalmente se asocia a cosas materiales, un piso, dinero, propiedades; es cierto que todos los padres pensamos en hacerles a nuestros hijos las cosas más fáciles, en ahorrarles "dolores de cabeza"; en mi humilde opinión pienso que lo que debemos darles es la capacidad de asumir esos dolores de cabeza con una actitud de entereza y fuerza ante la vida. 

Es imposible ahorrarles problemas o situaciones, ya que esa es la vida, ellos deben cometer sus propios errores, sin embargo, si aprenden a valorar los errores como aprendizajes y son capaces de transformarlos en oportunidades serán capaces de crecer ya que serán del tamaño de la circunstancia que se les presente.

Los ahorros se pueden terminar, el dinero se gasta, las cosas se destruyen, pero la capacidad de los hijos para crear sus oportunidades y ganarse la vida no se termina nunca, es una capacidad propia. Eso fue lo que aprendí desde niña y es lo que trasmití a mis hijos y ahora a mis nietos.

Como padres una de nuestras principales tareas es ofrecerles las herramientas necesarias para que sean capaces de enfrentarse a la vida de manera independiente, proactiva, feliz y saludable; y la sobreprotección es la principal enemiga del crecimiento y desarrollo sano e independiente.

Deben aprender a través de nuestro ejemplo y nuestro verbo, debemos guiarlos, mostrarles el cómo, para que luego ellos descubran sus propias formas, ya disponiendo de una referencia que le hemos entregado. Y éste es un proceso que se inicia desde muy temprano, con pequeñas cosas, como recoger su ropa, sus juguetes, ser responsable de sus deberes, de sus juegos, etc; y sobre todo debemos alimentar más que su cuerpo, debemos alimentar su espíritu y personalidad.

Cada niño tiene sus tiempos y a medida que va creciendo es capaz de asumir responsabilidades propias; por ejemplo: a los 3 años es capaz de obedecer, lavar las paredes si las ensucia, lavarse los dientes, vestirse solo, recoger los juguetes, etc.  Los padres debemos enseñarles las cosas e ir reforzando continuamente cada nuevo aprendizaje.

Otro aspecto interesante es prepararlos para la perdida y el fracaso, desarrollar habilidades para lidiar con estos sentimientos les permitirá fortaleza emocional y aceptar la frustración, situaciones y emociones tan reales como la vida misma.


También debemos enseñarles a desarrollar la capacidad crítica para que sean libres de seleccionar y elegir.

Es un trabajo de "hormiguita" que no tiene fin, ya que incluso cuando están mayores, como el caso de mis hijos adultos, nos siguen observando ya desde su mirada adulta, y desde la independencia emocional. 


Recordar que nadie se gradúa en la escuela de educar, es un continuo aprendizaje mutuo y mucha paciencia.

Ese es el legado que debemos dejarles, su independencia, su capacidad de ser felices, su actitud positiva ante la vida, su capacidad de aprendizaje constante ante cada hecho de vida, un entrenamiento para ser exitoso en lo que decidan hacer en su vida, el respeto hacia los demás... en definitiva unas raíces fuertes y profundas que los sostengan y que llegado el momento, así como hicimos nosotros, ellos transmitirán a sus hijos.

Y tú.. ¿Qué legado le dejarás a tus hijos? Te lo has preguntado? Escríbeme y cuéntamelo todo aquí o al correo: mquemadres@gmail.com

Pasa por la caja arriba a la izquierda y déjame tu correo y así recibirás todas nuestras novedades e historias.

Te invito a clikar "me gusta" en nuestra pagina de facebook y formar parte de nuestra comunidad de amigas.

Enlaces relacionados:
Mejor Si que No

Imagen MQM

Os dejo un vídeo inspirador para padres e hijos: