martes, 18 de marzo de 2014

No somos mujeres maravilla


Cada vez que escucho eso que somos mujeres maravilla la verdad es que me resulta un poco chocante, ya que observo como las mujeres llegan a niveles sobrehumanos de estrés y cansancio por pretender llegar a todo lo suponen que deben llegar, en gran medida por la presión externa que les exige ser buena madre, ser buena profesional, aportar dinero a la economía familiar... y ser polifacética en TODO!

Las mujeres tenemos un trabajo en casa o por cuenta ajena, además llevamos gran parte de la responsabilidad de la casa, la familia, los hijos, es decir, tenemos y asumimos una gran carga y humanamente y psicologicamente esto agota a cualquiera, y el tema de la conciliación trabajo/casa sigue siendo una completa utopía.

Las mujeres no somos mujeres maravilla, ni necesitamos serlo, las mujeres tenemos derecho a cansarnos, a decir no puedo más, a necesitar 1 o 2 días sólo para nosotras y descansar de todo y todos y a no sentirnos mal por necesitar desconectar de verdad.

Tenemos que saber que somos maravillosas tal cual somos, no tenemos que cumplir con las expectativas de nadie y tenemos que reconocer que somos seres humanos con nuestras propias limitaciones y capacidades. 

Otra cosa importante es saber que en la vida no podemos tenerlo todo a la vez; es lo que todos queremos, sobre todo cuando somos jóvenes, sin embargo es imposible. Existe un tiempo natural para todo, nuestra formación, nuestro desarrollo profesional, los hijos, la familia y cada situación tiene su lugar y momento en nuestra vida. 

Además asumir que no todo lo que hagamos debe ser perfecto, a veces, simplemente las cosas no son perfectas y no pasa nada. 

Es muy importante reconciliarnos con nuestra esencia como seres humanos y no calificar nuestro comportamiento como bueno o malo, es decir, no soy mala madre porque no pueda recoger del colegio a mi hijo cada día, tampoco soy mala mujer porque me apetezca sentarme en una cafetería o un bar a tomar algo con una amiga en lugar de estar en casa con mi familia, somos personas, no máquinas.

Recuerdo que el sentimiento de mala madre me acompañó mucho tiempo, ya que por mis circunstancias de vida, tenía que salir a trabajar cada día y me perdía muchas actividades escolares de mis hijos entre otras cosas. Luego con el tiempo y a través de conversaciones con mis hijos ya mayores aprendí a perdonarme a mi misma y entender que fui lo maravillosa que podía ser con las circunstancias que tenía.

Y tú cómo te sientes? Te sientes presionada para ser la mujer maravilla? Te dejas tiempos para ti y para descansar? Cómo llevas tu vida laboral y familiar? Escríbeme aquí o al correo: mquemadres@gmail.com y cuéntamelo todo.

Clika "me gusta" en nuestro Facebook  y Twitter: @masquemadres y forma parte de nuestras super amigas MQM.

Suscríbete a nuestro youtube para seguir disfrutando de nuestras historias en vídeo y música

Pasa por la caja arriba a la izquierda y déjanos tu correo recibir todas nuestras historias recién salidas del horno.

Enlaces relacionados:
http://www.masquemadres.es/2014/01/mujeres-trabajadoras.html
http://www.masquemadres.es/2013/12/16-cualidades-de-mujeres-inteligentes.html

Imagen MQM