viernes, 21 de febrero de 2014

Somos personas no clientes

"somos personas no clientes"

Todo cambia a un ritmo vertiginoso, las cosas que hacíamos hace escasamente un año, ahora mismo son obsoletas.

Recuerdo que hace 2 años cuando cese de mi último trabajo por cuenta ajena, todo era tan diferente! Los temas de marketing y comunicación corporativa han dado un gran vuelco y ahora el acercamiento al cliente actual y potencial es más "cercano y humano" y sobre todo la atención post venta o servicio se dirige a mantener una persona satisfecha ahora y siempre y no solamente vender ahora con la posibilidad de perderle. 

Entiendo que en gran parte se debe a un objetivo económico, sin embargo, el mundo comercial se da cuenta que independientemente de cuáles sean los objetivos somos personas y no clientes y las personas necesitamos y valoramos el respeto, la consideración, la comprensión, en definitiva ser tratados como personas y no cómo números.

Esos eran unos de mis eternos problemas con mis jefes y compañeros, me criticaban por la atención y el tiempo que dedicaba al cliente, primero interesándome en ellos como personas y luego en solucionar sus quejas, procurando que realmente se sintieran a gusto.. me decían... "ya está, si no le gusta que se vaya a otra parte... pierdes mucho tiempo en eso". Me sonaba este comentario tan inapropiado y falta de sentido común.

Mi premisa ha sido siempre "tratar como quiero que me traten" y esto tanto a nivel personal como laboral. 

No se si es por los años, y la madurez que vamos adquiriendo con el paso del tiempo que ya no pasas por esa manera de hacer las cosas. Me gustaba mucho mi trabajo en cuento a relacionarme con la gente y no estaba dispuesta a "irrespetar al otro o irrespetarme a mi misma" asumiendo comportamientos que consideraba impropios; entonces fui yo quien dijo si no os gusta, de verdad lo siento, pero no puedo cambiar mi personalidad y dejar de lado mis valores por agradaros a vosotros.

Por supuesto, terminé saliendo de la empresa ya que el mismo sistema de trabajo me expulso. Y ahora, me siento reconfortada en ver como el sistema ha entendido que o cambian sus formas de dirigirse a las personas que les compran o perecen. 

Me parece lo más obvio en las relaciones esperar del otro el mismo trato que uno ofrece, ya que en definitiva todos somos personas; detrás de cada fachada o rotulo de empresa, hay un montón de personas haciendo un trabajo por las mismas necesidades que tenemos todos, ganarnos la vida!

Sabéis que hice después de marchar de la empresa? Pues disfrutar de la madurez y la experiencia, en las formas de trabajo respetuoso y humano. 

Decidí hacer lo que me gusta y cómo me gusta; emprender desde mi casa y contar mis historias!

Y tú, ¿eres emprendedora o trabajas por cuenta ajena? Cómo te sientes con tu trabajo? Te apetece hacer algo diferente? Escríbeme y cuéntamelo todo.... aquí o a nuestro correo: mquemadres@gmail.com

No te vayas sin pasar por la caja arriba a la izquierda y suscribirte para recibir nuestras novedades y no perderte de nada.

Te invito a seguirnos en nuestra comunidad de Facebook 

Enlaces relacionados:

Imagen MQM