martes, 4 de febrero de 2014

La primera cita

amor, primera cita, mujer
La Primera Cita

Ese era el día señalado; la primera cita.  

Ya desde la madrugada estuvo dando vueltas en la cama pensando cómo se iba a vestir, repasaba mentalmente las combinaciones de ropa, zapatos, cartera, accesorios. Quería verse atractiva, pero no demasiada sobre arreglada para la ocasión y por supuesto juvenil. 



A sus 38 años empezaba a pensar que se hacía mayor y no encontraría al hombre de su vida. 

Se había apuntado a un sitio de contactos por internet y había conocido algunos chicos que aunque eran muy simpáticos, no había sentido ese algo especial que esperaba. Sin embargo con ésta primera cita sentía una sensación especial, tenía un presentimiento muy positivo.

Le había costado mucho recuperarse de su última relación. Todavía recordaba esa fatídica mañana cuando su entonces pareja desde hacía 5 años le había dicho antes de irse a trabajar que "necesito más espacio, necesito un tiempo para mi". Odiaba esas palabras, eran las típicas palabras que se usaban para dejar algo, no ponerle nombre y sobre todo no luchar por arreglarlo. 

Después de vivir el duelo que significó dejar la relación anterior, se había dedicado a revisarse a sí misma y a identificar sus fallos con el objetivo de superarlos y estar lista para cuando llegase la persona indicada. También sabía lo que no quería y estaba muy clara de sus expectativas. Incluso las había escrito en orden de prioridad: personalidad, sentido del humor, sonrisa espontánea y agradable, familiar.


Le gustaba mucho la lectura de Paulo Coelho y en especial la frase: 

"deja de pensar en la vida y resuélvete a vivirla"; 

En gran medida esas lecturas la habían ayudado a mirar hacia adentro y luego hacia afuera.


Aproximadamente 2 horas antes había comenzado con los preparativos, un largo baño con agua tibia, acompañado de una sesión de meditación y relajación; quería verse y sentirse especial. Un té de manzanilla para calmar lo nervios de última hora.

Se había decantado por un vestido sencillo con el que se sentía cómoda pero elegante, un perfume suave, un maquillaje con los mismo tonos suaves del vestido. Estaba lista.

Habían quedado a tomar un café sobre las 7 de la tarde en un lugar que para ella era especial ya que lo solía frecuentar los domingos para desayunar después de hacer su caminata matutina. Llegó 10 minutos antes y se sentó en su mesa favorita; de repente empezó a sentirse tranquila y relajada, más de lo que ella misma hubiera creído. Se tomó un te mientras esperaba disfrutando del lugar y observando la gente que entraba y salía.

Miró hacia la puerta y lo vio, y en ese mismo instante supo que era la persona que había estado esperando desde hacía 3 años!!

Ahora dos años después de esa primera cita, ambos recordaban con humor e ilusión lo que había significado ese día en su vida. Se encontraban haciendo planes para iniciar el proyecto de irse a vivir juntos... muchos deseos, nervios, miedos, pero sobre todo muchas ganas de seguir viviendo y disfrutando.

Esta bonita historia sobre la primera cita es un breve resumen de una chica muy cercana que me permitió explicar su experiencia. Muchas cosas que asimilar de cada vida que se atreve a reflexionar, aprender de lo vivido y continuar viviendo!!.

¿Y cómo fue tu primera cita?

No te vayas sin contarme sobre tu primera cita aquí mismo o en el mail

Te invito a formar parte de nuestra comunidad de Facebook y regalarnos tu "me gusta: 


Enlaces relacionados:
Imagen MQM