sábado, 25 de enero de 2014

Recorriendo mi paisaje


Nuestro propio recorrido es uno de los más importantes de nuestra vida, sin embargo, es posible que nunca lo realicemos. En la medida que nos vamos haciendo adultos y asumimos nuevos roles y las responsabilidades que conllevan esos roles, vamos dejando de lado, lo más intimo de nosotros.... olvidamos la plenitud e intensidad de nuestro propio e interior paisaje.

Muchas veces tiene que darse un cambio muy drástico en nuestra vida, que mueva nuestros cimientos, para que volvamos a contactar con nuestras profundidades y retomemos o iniciemos el recorrido que habíamos dejado aparcado.

En mi caso fue vivir la experiencia de emigrar; ¡¡¿nada más gráfico verdad!!?  

Y empezó en mi país durante el proceso de despedida de lo que había sido mi vida y el despego de mis cosas. Despedirse de la gente querida, dejar atrás lugares, olores, recuerdo cómo me impacto dejar mis libros y ciertas cosas que me habían acompañado durante casi toda mi vida. Todas cosas materiales por supuesto, a las que te apegas y son el vehículo para mirar hacia afuera y no hacia adentro. 

Una vez que logras escapar de esas tenazas y te das cuenta que estás realmente contigo y nada más se interpone, empiezas tu recorrido. Y éste viaje hacia nuestro paisaje no se realiza con el coche aparcado... lo tienes que echar a andar .... y creerme cuesta un montón!!!

Viajé de un país a otro en el plano físico y espiritual, para lo cual recorrí una gran distancia y conocí nuevos mundos y paisajes... el mío, y termino siendo la mejor y más nutritiva aventura de mi vida... quién me lo hubiera dicho!!

Ir recorriendo mi paisaje me permitió valorar la vida en su real peso específico, desarrollar potencialidades que jamás pensé podían existir dentro de mí; valorar la intensidad e importancia de los verdaderos afectos, saber y sentir que las cosas son sólo cosas totalmente prescindibles. 

Descubrir que somos lo que somos, no lo que tenemos o estudiamos o dónde vivimos; contactar con la más absoluta integridad del ser humano que es capaz de desarrollar las fortalezas y habilidades necesarias.

Y es en ese momento cuando te sientes de verdad ligera de equipaje; en mi caso sentí paz interior y vi esa luz interna de la que tanto se habla y que te deja en armonía con el mundo y con la vida.


¡Recorrer mi paisaje me dio la experiencia y la tranquilidad para lo que disfruto hoy!
SF




Y tú, ¿has recorrido tu paisaje? ¿Cuáles son tus experiencias? De verdad que espero con mucha ilusión tus comentarios aquí mismo o a nuestro correo mquemadres@gmail.com

Os invitamos a formar parte de nuestra comunidad de Facebook: https://www.facebook.com/masquemadres y Twitter: @masquemadres y regalarnos vuestro "me gusta"


Enlaces relacionados:
http://www.masquemadres.es/2013/11/la-experiencia-de-emigrar.html

Imagen MQM

Os invitamos a compartir un recorrido por la bella ciudad de Barcelona...