domingo, 15 de diciembre de 2013

Sabes lo que es el desapego emocional?

El desapego emocional al que quiero referirme en este artículo es al que conscientemente llegamos después de experimentar situaciones de pérdida, de un amor, de bienes, de lugares, etc. Solo cuando pasas por situaciones en las que pierdes algo que era tuyo, un bien material o pierdes un amor o alguna amistad, entonces sabes lo que significaba para tí y cuán aferrado a ello estabas. Cuando estas apegado sufres porque el miedo a perder lo que tienes te invade y te paraliza. En una relación de pareja, sentir miedo a perder ese amor es estar apegado, cuando temes quedarte sola y por eso evitas que la gente que te rodea, como tus hijos se independicen o cuando necesitas mudarte por alguna razón y sientes un  miedo que te inmoviliza a dejar tu casa, por ejemplo, eso también significa estar apegado.
Pero cómo aprender a desapegarnos?

Hay circunstancias en la vida que te obligan a vivir cambios que no esperabas, nosotros como familia tuvimos que hacer muchas mudanzas dentro de Venezuela porque mi esposo trabajaba para la industria petrolera, y la política de la empresa era mover a su gente con mucha facilidad dentro del territorio nacional, con lo cual en poco tiempo, nos mudamos varias veces, eso (sin yo saberlo) me entrenaría  para lo que vendría después.

 En cada mudanza dejábamos lugares, amigos, familiares,  pero luego veía que el asentarnos en un nuevo lugar representaba siempre nuevas experiencias. Para mis hijos, nuevos colegios, nuevos amigos, para nosotros también, nueva casa, nueva rutina, nuevos paisajes, etc. Y comencé a ver las cosas de otra manera. Al final lo que yo me imaginaba como algo difícil y complicado, se hacía fácil y hasta agradable. Claro en ese momento vivía apegada a ideas preconcebidas de lo que yo creía que era bueno, recuerdo que algo que me ayudó a desapegarme de las cosas materiales que tenía fué en una ocasión que íbamos detrás del transporte de la mudanza que llevaba los muebles de nuestra casa y mi esposo me dice:"...te imaginas si se escapa con nuestras cosas? Yo, me quedé por un momento sin decir nada y después de pensarlo, le respondí..." al final solo son cosas, nuestro hogar va aquí con nosotros", creo que ese día comprendí el verdadero valor de lo que éramos como familia, como hogar y sinceramente experimenté una liberación increíble. Por primera vez, no me aferraba a las cosas materiales.  Si bien es cierto que no escogemos nuestras circunstancias, lo que sí podemos hacer es aprender de ellas. Y ese día aprendí que la felicidad no te la da las cosas materiales que tengas.

Lo que vendría después...

Quién nos diría que tedríamos que dejar nuestro país? Ninguno de nosotros ni siquiera lo imaginaba. La experiencia de emigrar creo que ha sido la mayor sensación de desapego emocional que he tenido que aprender, dejar mi país, mis costumbres, mis sabores, me ha enseñado que tú, como decía anteriormente,  no eres dueño de tus circunstancias, eso lo primero, y luego después, que la gente o se adapta o muere. Es así como hemos aprendido a vivir en otro entorno al principio ajeno a nosotros, pero ahora cada vez más cercano y familiar. Si nuestro país no nos daba las oportunidades para crecer y desarrollarnos entonces había que buscar otro sitio. Y así lo hemos hecho y lo hemos encontrado!

Una actitud abierta y una mente concentrada en el objetivo son básicos a la hora de lograr liberarnos de aquello que muchas veces nos esclaviza y nos mantiene apegados y amarrados a ideas fijas. Ciertamente emigrar no es nada fácil, quién puede decir lo contrario?, pero si has tomado la decisión...lo que no debes hacer es aferrarte a lo que ya no tienes sino mirar hacia adelante y descubrir que hay otras vías, otros caminos para llegar a tu meta.

También lo vivido con mis hijos de lo que hablo en el artículo de "sabes qué es el nido vació?, me ayudó mucho, me dí cuenta que me liberé al comprender que cada quien tiene que hacerse responsable de sí mismo, tiene que recorrer su propio camino y que eso para nada significaba dejarlos de querer o que ellos no nos quisieran, simplemente es un proceso normal de la vida.

El desapego no tiene nada que ver con un distanciamiento frío de las personas que queremos o de las cosas que tenemos, es comprender que no podemos resolver problemas que corresponden a otros por muy cercanos que estén de nosotros, se trata de amar en libertad, de respetar al otro con las decisiones que tome, independientemente si son equivocadas o no. Entender que cada quien tiene que vivir su propio proceso. Esto cuando hablamos de personas, pero también a nivel material. Darle el verdadero valor a las cosas, no aferrándonos a ellas como si de ellas dependiera nuestra vida. Mira a tu alrededor y pregúntate, hoy de qué cosas o de quién me siento apegado? Seguro descubrirás mucho más de lo que creías. Por algo todas las religiones se basan en el desprendimiento de las cosas materiales  y de los sentimientos, buscan formar almas libres y generosas, en el que dar sea su máxima premisa.

Después de todas estas experiencias, puedo establecer relaciones más sanas con la gente que quiero, porque no lo hago desde el apego y la posesión, sino desde la libertad y el respeto. El desapego emocional tiene que ver con esto.




Ciertamente, si buscas bien, descubrirás que dentro de nosotros ya existe todo lo necesario...adelante, no tengas miedo!               
                                                                                                       MQM.

Si te gustó este artículo y quieres saber más sobre este tema o hacernos algún comentario escríbenos a nuestro blog www.masquemadres.es

Enlaces relacionados
http://www.masquemadres.es/2013/12/eres-un-dependiente-emocional.html