lunes, 9 de diciembre de 2013

Eres un dependiente emocional?


Hay preguntas que todos nos debemos hacer para saber si somos dependientes emocionales. Existe la tendencia a pensar que solo podemos serlo de nuestra pareja, pero este problema también puede presentarse a nivel de amistades, familia, compañeros de estudio o de trabajo, etc.
Para saber si estás en medio de una relación dependiente a nivel emocional, responde estas preguntas:

Sientes miedo de perder a tu pareja, a tu amiga/o, a tu compañero? Existen personas que experimentan miedo de perder algún día a esa persona y lo demuestran haciendo "siempre" lo que ellos dicen precisamente para no perderlos.

Te sientes feliz sólo cuando estás a su lado? Disfrutas sólo si esa persona está a tu lado, de lo contrario te sientes insegura, sola, abandonada

Dependes de los demás para estar bien o mal? Si esa persona te dice su opinión sobre tí y esta es negativa, te sientes hundida, maltratada, víctima y esto te lleva a estar triste y mal contigo misma.

Evitas contrariar a esa persona? Nunca das tu verdadera opinión o punto de vista sobre algún tema en particular, al contrario, mantienes la misma posición del otro solo por no llevarle la contraria, para que no piense que no le quieres, o no se sienta herido por tus palabras. Te anulas como persona, lo que tú piensas no importa.

Necesitas al otro para estar bien? Necesitas de la presencia de esa persona porque si no sientes que tu vida no tiene sentido. Que no vale la pena.

Quieres controlar la vida del otro? Necesitas saber con quién habla, con quién se reúne, controlas sus idas y venidas, averiguas su Facebook, móvil y todo lo que te ayude a saber qué piensa o qué hace.

Has perdido tus propias relaciones por estar con esta persona? No te importa perder tus amistades, tu familia, la gente que te quiere por estar solo con esa persona.

Si la mayoría de las respuestas a estas preguntas han sido positivas, entonces eres un DEPENDIENTE EMOCIONAL.

Mi experiencia personal es que viví en  un ambiente emocional muy dependiente cuando era niña, pero viendo los resultados que esa situación acarreaba, traté de actuar de forma contraria y reconozco que ahora soy mucho más libre a nivel emocional. Siempre compartí la premisa que "los cariños no se obligan", eso me llevó a pensar que si alguien no me quería o no le caía bien por algo, lo mejor era que lo dejáramos hasta allí. Luego encontraba a las personas adecuadas para mí.

Cuando eres dependiente emocional, corres el riesgo de sufrir abusos por parte de las otras personas. Está claro que si tú no te valoras, nadie lo hará por tí. Y ese es el problema más grande de los dependientes emocionales, que tienen una autoestima muy baja. No se valoran y por supuesto, al relacionarse desde esa posición sus sentimientos se enganchan con los del otro hasta el punto de confundirse con el de los demás. He conocido cantidad de personas así en mi vida, por eso me decidí a escribir este artículo.

Conocí, por ejemplo, a una pareja dependiente. En este caso no salían juntos si nosotros u otros amigos no los acompañaban, no disfrutaban solos, tenían que estar rodeados de gente. Se querían pero dependían de los demás para pasarla bien, no sabían disfrutar juntos.  Al final terminaron separados.

También recuerdo a una amiga con la cual compartía mucho, pero la relación se fué enfriando porque cada vez que me veía era para quejarse de su vida, de su trabajo, de su esposo, de todo. Asombrosamente podía ver virtudes en los demás pero era incapaz de descubrir las suyas. Me decía: "...si no fuese por mi compañera de trabajo que me ayuda no podría rendir como lo hago..." Intenté varias veces hacerle ver que era buena en su trabajo por su capacidad no por la ayuda de su amiga, pero no lo vió. Al final, no era una experiencia agradable verla porque  nuestros encuentros se convirtían en un monólogo de tragedias.


Si te sientes enganchado en alguna relación de dependencia emocional, hay vías para salir de esa situación. Busca la forma de aumentar tu autoestima. Mírate y encuentra las cosas positivas que seguro tendrás. Busca algo que te guste hacer, un hobbie, un deporte, sal con las personas con las que te sientas bien, descubre que actividades te llenan, a tí como un ser único y especial, date un gusto, mímate en algún aspecto, ve a la peluquería, arréglate, cocina si te gusta algo rico y compártelo con tus amigos, sal de la rutina e inventa algo nuevo para hacer. Pero también es importante que aprendas a estar bien contigo misma desde la soledad. Lee un libro interesante, mira una película que te agrade, disfruta de tu casa y de tus cosas...todas las personas necesitamos de un tiempo para y con nosotros, sin ruidos, buscar en lo profundo de nosotros mismos aquella paz que no encontraremos nunca fuera. Hazlo y no te arrepentirás!

    Persigue y encuentra tu independencia emocional.




Después de leer mi artículo, te consideras una dependiente emocional? A qué atribuyes esa dependencia? Te sientes insegura? Puedo ayudarte si me lo cuentas, escríbeme a: mquemadres@gmail.com 

También te invitamos a unirte a nuestra comunidad de facebook y a buscar nuestros videos en youtube.

No te olvides de suscribirte al blog en la cajita de arriba y a la izquierda.

Twitter: @masquemadres.