sábado, 14 de diciembre de 2013

Cómo enseñar a los hijos a resolver conflictos


Un conflicto es aquella situación que produce un sentimiento de malestar, incomodidad, mal humor, impotencia, ansiedad con las personas que nos rodean y genera  dificultades en las relaciones con otros.

Los hijos deben resolver solos sus conflictos y nosotros como padres ofrecerles las herramientas para que se enfrenten a estas situaciones ya que forma parte de la realidad de la convivencia  social.

Que los niños discutan con otros y se enfrenten a situaciones les permitirá aprender cuales comportamientos sociales son más beneficiosos, además que les facilita aprender habilidades como escuchar, respetar, considerar los puntos de vista ajenos, negociar, hacer compromisos, hacer intercambios, compartir cosas, establecer acuerdos, resolver problemas y cosas por el estilo.

Guion para resolver el conflicto:

1. Identificar la situación o problema: qué ha ocurrido, con quién se ha presentado el conflicto... con un hermano, un amigo, un compañero del cole...

2. Generar una "lluvia de ideas" preferiblemente que salga del niño, sobre opciones para resolver la situación.

3. Hablar de los hechos lo más claro posible, describiendo la situación, así aprenderán a verlo un poco en perspectiva y con menos pasión… escuchar al otro

4. Evaluar los aspectos buenos y malos de cada opción; ayudarlos a valorar cada opción les permitirá que ellos mismos tomen las decisiones y luego se hagan responsable de los resultados.

5. Elegir la opción que a ambas partes parece mejor, no es ganar o perder... es ganar - ganar

6. Implementar esa opción.

7. Evaluar el resultado.


Expresar cómo nos hemos sentido ante esa situación asumiendo la responsabilidad de nuestros sentimientos, por ejemplo: “me siento mal” por esta situación...y escuchar cómo se ha sentido el otro.

Los niños deben hacerse responsables de sus disputas. Aunque les enseñemos, los niños han de aprender por sí mismos a solucionar sus conflictos, basados en la guía para resolverlos. 

Cuando a la mínima vienen pidiendo ayuda, no hay que hacer inmediatamente de mediador, sino darles tiempo para que sigan buscando estrategias de solución pacífica, por ejemplo, "entiendo que te molesta, dime ¿qué puedes hacer tu?"

Al principio, mientras se entrenan, tendremos que intervenir, pero conforme ellos adquieran soltura y práctica conviene que nuestro papel vaya siendo cada vez menos importante.

Es un hecho que tengo super validado que las habilidades en la resolución adecuada de los conflictos depende más de la práctica que de la inteligencia; así que demos la oportunidad a nuestros hijos de desarrollar esas habilidades.

Y no olvidemos que la mejor forma de enseñar algo, es predicar con el ejemplo.

El conflicto forma parte de la vida, aprender a resolverlos es una forma de aprender a vivir feliz!
MQM

Y tú Cómo enseñas a tus hijos a resolver conflictos? Escríbeme aquí o al correo y cuéntamelo todo:  mquemadres@gmail.com


Te invitarnos a seguirnos en Facebook: https://www.facebook.com/masquemadres y formar parte de nuestra comunidad.

Déjame tu correo en la caja arriba a la izquierda y recibe todas nuestras novedades e historias.
Enlaces relacionados:

Foto mi nieta Paloma (22 meses)