martes, 17 de diciembre de 2013

7 realidades de la educación en Finlandia

 
Según los resultados de PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) el sistema educativo finlandés es el mejor de Europa y así se demuestra cada año.


Su formato de educación y organización posee varios rasgos muy característicos y diferenciados:
 
1. Inicio de la educación con 7 años.
Aprenden a leer a los 7 años. Se inician con asignaturas instrumentales y luego van dejando espacio a las asignaturas como lenguas. Es decir, empiezan con educación física y matemáticas; y luego continúan con ciencia, historia y lenguas extranjeras.
 
2. Pocos deberes.
Durante la primaria los niños prácticamente no tienen deberes para casa, lo que les permite realizar otras actividades más vinculadas con juegos y participar en la dinámica familiar.
 
3. Inicio de inglés a los 9 años.
Otorgándole más importancia a la conversación al principio y a los 18 años tienen un nivel muy bueno.
 
4. Menos horas de clase.
En total tienen 608 horas lectivas en primaria durante el año escolar, frente a las 875 horas de España.
 
5. No a la memorización.
Enfatiza la discusión y reflexión desde pequeños, enseñan a pensar.
 
 
6. Los municipios y profesores deciden.
Existe autonomía para decidir la organización de la educación basada en las necesidades de los alumnos.
 
7. Formación basada en aptitudes.
Cada uno hace lo que mejor sabe hacer. Pueden comenzar la secundaria, que ven como una formación más teórica, o la formación profesional. Cuando optan por los estudios superiores, pueden escoger entre la universidad o la escuela politécnica.
 
Docentes en Finlandia:
Deben tener nota de corte en la Universidad superior a 9 sobre 10, y realizar un master. 
 
Cada municipio contrata al director del centro y éste contrata a los profesores.
 
Los maestros se someten a procesos de formación abiertos, se anuncian vacantes y se seleccionan candidatos.
 
Cada administración educativa es responsable de contratar a su profesorado. 
 
No son funcionarios se les puede despedir, si no cumplen las expectativas como cualquier gestión privada.
 
Son pagados con el dinero que el Estado destina a cada colegio, que depende del número de alumnos que es capaz de atraer.
 
Cada centro organiza su presupuesto como estime conveniente. Con los años y su rendimiento el salario aumenta, aunque no mucho.
 
Los colegios finlandeses buscan motivar a sus docentes, que están muy preocupados por mantenerse al día con los cambios de la sociedad y de su profesión. Los profesores tienen una "formación permanente".
 
La figura del profesor es muy respetada dentro de la sociedad finlandesa. Es una de las profesiones mejor consideradas del país y se preocupan de que continúe siendo así.
 
El sueldo de los maestros medio anual en paridad de poder adquisitivo para un profesor español era en 2010 de 41.339 dólares, frente a los 37,886 dólares de los finlandeses.
 
Una vez analizada esta información queda claro el papel fundamental que tiene la familia y el hogar y su responsabilidad en la educación de los niños, ya que hasta los 7 años no son escolarizados.

Al ser menor el tiempo que pasan en la escuela, tienen oportunidad de pasar más tiempo en casa desarrollando hábitos saludables y formándose en valores y principios. Es aquí donde podemos seguir trabajando y aportar una diferencia en la calidad de la educación de nuestros hijos.
 
Los padres (desafortunadamente) no podemos controlar la organización del sistema educativo y selección de la calidad de los docentes; no obstante si podemos y debemos participar activamente en la educación de los niños desde casa.
 
Si te ha gustado este escrito y quieres más información al respecto, o deseas hacer alguna consulta o pregunta, no dudes en escribirnos mquemadres@gmail.com o directamente en nuestro blog.
 
 
 
 
 
Enlaces relacionados:

Fotos: obtenidas de internet
 
Fuente: