martes, 24 de diciembre de 2013

10 embrujos de una caricia


Me crié en una familia y en una cultura que para algunos podría parecer muy "tocona"; es decir, nos tocamos y acariciamos con frecuencia. Y no me refiero necesariamente al contacto con intención sexual, estoy hablando al contacto en demostración de afecto, ternura, cercanía, aquella comunicación rica y sofisticada que trasciende las palabras y genera un sin numero de emociones en las personas.

Cuando llegué a Catalunya inmediatamente observé que la gente era un poco más distante por lo que enseguida me adapté a ésta nueva cultura, sin embargo, con mi familia seguimos manteniendo nuestro intercambio de caricias "reparadoras"; con mis hijas sigue la misma  complicidad de siempre, también lo hemos enseñado a mis nietas. 

Tengo una sobrina que da unos abrazos de maravilla acompañados de una gran sonrisa y un apretón espectacular, que me hacen sentir la alegría del encuentro.... y es mutuo. 

Los amigos que he encontrado aquí al principio se extrañaron un poco de mi cercanía y contacto, sin embargo luego lo aceptaron. Con el tiempo con algunos no hemos podido  coincidir con más frecuencia y a veces cuando hablamos me comentan, que extrañan mi sentido del humor y mi cercanía.... es para mi todo un honor que me echen en falta por estas razones!!

Acariciar estimula las endorfinas que nos ayudan sobrellevar el dolor y conducen al bienestar. También es, unido con el sentido del humor, el mejor medicamento para paliar el estrés y la ansiedad.

A quien no le gusta una caricia reparadora del roce del pelo, rostro, nuca, manos, cuello, espalda… y no hablo de segundas intenciones, sólo con el objetivo de demostrar un sentimiento, una cercanía, una estabilidad emocional.

Por lo que las caricias pueden simbolizar "embrujos" que nos envuelven y condicionan para sentir y regalar afecto:

Os dejo los 10 embrujos de una caricia:

1. Condiciona la mente y el cuerpo para la confianza

2. Desarrolla y refuerza esquemas de afectividad y vinculo, que estimulan la identidad

3. Desarrolla el sentido de autoprotección, a partir de experiencias de protección (abrazos protectores reiterados de parte de los adultos). En esta dirección, siembra las bases no verbales de la autovaloración

4. Una caricia puede ser el puente de comunicación empática más profunda, que dice: “siento y entiendo lo que tu sientes" y en la relación con los niños por ejemplo, es fuente de un reconocimiento, que fortalece su autoestima.

5. La caricias generan sensaciones de sosiego y tranquilidad

6. Hace más especiales los días especiales.

7. Hace más llevaderos aquellos días que parecen no tener fin.

8. Estimula el sentimiento de arraigo y pertenencia.

9. Continúa ejerciendo efectos "mágicos" aun después de la separación.

10. Y siempre hay una ocasión para regalar una caricia o un buen abrazo



"En épocas de crisis en lo único que no podemos ahorrar es en recibir y regalar caricias"
MQM

Y tú, regalas caricias y recibes caricias reparadoras? escríbeme y cuéntamelo todo aquí o a nuestro mail: mquemadres@gmail.com

Te invito a honrarnos con tu "me gusta" y unirte a nuestra comunidad Facebook https://www.facebook.com/masquemadres y Twitter: @masquemadres


http://www.masquemadres.es/2013/11/la-risa-y-el-sentido-del-humor.html

Foto obtenida de internet