miércoles, 27 de noviembre de 2013

Sabéis qué es la Reserva Cognitiva?


 “La edad no tiene importancia para un hombre que se encuentra bien, que está satisfecho por su condición y que tiene buenas relaciones con su entorno”. Simone de Beauvoir


La reserva cognitiva es la capacidad cognitiva e intelectual que una persona ha logrado acumular en su vida mediante sus conocimientos culturales, estudios académicos, participación en actividades intelectuales y de esparcimiento (la lectura, la escritura, aprender idiomas, el ajedrez, los juegos de mesa, pasatiempos , etc.). 

También por las actividades lúdicas y deportivas que hayan potenciado su psicomotricidad (ir al gimnasio, hacer deporte, bailar, etc.). Por supuesto influyen mucho sus capacidades innatas y los factores genéticos. 

El cerebro humano es una máquina de una capacidad difícilmente imaginable y extraordinariamente compleja, con unas prestaciones que superan de forma incomparable al más potente de los ordenadores, pero que a su vez mantiene su buen funcionamiento en un delicadísimo equilibrio. 

Hay una gran cantidad de factores que a lo largo de la vida pueden alterar ese funcionamiento, pero la vejez es con diferencia y por motivos obvios, la etapa de mayor fragilidad y vulnerabilidad en este sentido

A lo largo del ciclo vital, las funciones cognitivas experimentan una serie de cambios; estos cambios pueden traducirse con la presencia de déficits cognitivos o de perdida de memoria, que interfieren en la realización de actividades complejas. 

El deterioro cognitivo es toda alteración de las capacidades mentales superiores (la memoria, juicio, razonamiento abstracto, concentración, atención), y es un tema de gran importancia, que comporta implícitamente una serie de limitaciones en referencia a la autonomía y calidad de vida de las personas afectadas.
 


Los nueve elementos de la salud cognitiva son: lenguaje, pensamiento, memoria, funciones ejecutivas, percepción, de evaluación, atención, habilidades de recordar (como conducir), y la capacidad de vivir una vida con propósito. Preservar estas funciones puede, literalmente, hacer la diferencia entre llevar una vida independiente, o una dependiente.

Existe un solo método comprobado para aumentar la reserva cognitiva: realizar actividades que estimulen todas las funciones cerebrales. Las personas que realizan este tipo de actividades experimentan menor deterioro cognitivo y lo perciben más tarde. Además, son menos propensos a desarrollar enfermedades neurodegenerativas u otros trastornos cognitivos. 


Y así como el ejercicio mental mantiene nuestras habilidades cognitivas estimuladas y alertas, el ejercicio físico potencia nuestra salud corporal; debemos intentar contrarrestar la tendencia al sedentarismo y facilitar la oportunidad de participar en programas de ejercicio físico adecuados a las necesidades, intereses y deseos, que produzcan una vivencia agradable y que tiendan a instaurar hábitos estables que contribuyen a reforzar el envejecimiento exitoso.

Por lo que debemos entrenar las habilidades cognitivas y físicas para minimizar los efectos del deterioro mental y físico… dicho en términos coloquiales… fortalecer las neuronas para rejuvenecer el cerebro y el cuerpo! 


  "Con el paso de los años se nos presentan otras etapas de crecimiento personal y oportunidades, siempre que sepamos adaptarnos a las circunstancias y disfrutar el aquí y ahora, sin pensar en el allá y entonces"
Más que Madres


Y tu que haces para desarrollar tu reserva cognitiva? escríbeme aquí y cuéntamelo todo: mquemadres.es 

Os invitamos a formar parte de nuestra comunidad de Facebook y regalarnos vuestro "me gusta": https://www.facebook.com/masquemadres y Twitter: @masquemadres

Enlaces relacionados:
Fuente 
http://www.enciclopediasalud.com/definiciones/reserva-cognitiva

Ahora os dejamos un vídeo llamado "Ejercítate para darle vida a la vida" para que podáis entrenar desde casa la mete y el cuerpo: