jueves, 21 de noviembre de 2013

Mi legado como "yaya"

Soy abuela... o como se dice aquí en España "yaya", fui abuela a los 41 años... sí muy joven, y fue toda una experiencia!! Recuerdo cuando tuve en brazos por primera vez a esa personita... no me lo podía creer... me decía a mi misma.... es mi nieta!!!!. Luego vinieron otros 3, sin embargo Sofía la primera, marco un antes y un después en mi vida emocional.

Tengo la fortuna de disfrutar muy a menudo de 2 de mis nietas ya que viven en la misma ciudad que yo; sin embargo tengo otros dos (niño y niña) bastante lejos de aquí....  los extraño un montón; tanto mi hijo como mi nuera están pendientes de enviarme fotos por internet.... ya se que no es poco... hace años esto hubiera sido imposible. Tengo la tranquilidad de saberlos bien y felices.... sin embargo me encantaría abrazarlos cada día!!!. 

Estar a muchos kilómetros no significa que el vínculo es débil, sin embargo siempre extraño esa complicidad que da la cotidianidad de la relación. Esta es la realidad que vivimos muchas abuelas hoy día...ser abuela en la distancia. Y no sólo abuelas, muchos tienen que ser padres e hijos a la distancia; es lo que conlleva la movilización personas que vive el mundo hoy día.

Convertirme en abuela ha significado en mi vida emocional un gran cambio, me siento sumamente privilegiada de tener la oportunidad de ver y disfrutar la vida de mis nietos. No voy a decir que ha sido lo mejor de mi vida, pero si esta siendo una experiencia maravillosa

Para mi esta significando una segunda oportunidad de intervenir en el desarrollo de la vida de mis hijos a través de mis nietos. Por razones personales, cuando mis hijos eran pequeños, no tenía el tiempo, circunstancias y tal vez madurez para acompañar algunos procesos de sus vidas. Sin embargo ahora sí; por supuesto, no cada día, porque los "yayos" de hoy no nos parecemos para nada a las imágenes representadas en los libros y cuentos de hadas. La mayoría de los abuelos somos más jóvenes y estamos más ocupados que antes.

 Retomo lo que os estaba contando, me llena de ilusión, cuando voy a recoger mis nietas del cole para acompañarlas a casa y esperar que llegue su madre. Me agrada, prepararles la merienda, que me expliquen su día, vigilar que hagan los deberes y escuchar sus historias... porque tienen historias geniales y muy ocurrentes.... es una aventura constante ver sus progresos, sus actitudes... es otra dimensión de la maternidad... pero esta vez superada... ya que no tienes la responsabilidad directa, te puedes relajar más y en este nuevo rol... algunos mimos de mas si que están muy permitidos.

Mis nietas han nacido en España, sin embargo mis hijos y yo somos originarios de Venezuela y me interesa mucho que conozcan la cultura y las raíces que también forman parte de su vida. Intento transmitir la cultura de la vida, adaptada a los cambios vigentes pero con los valores de siempre. Tarea difícil pero no imposible cuando en la vida de nosotros los abuelos existe un buen contenido de simpatía,  honestidad, sinceridad, de firmeza, bondad, respeto, solidaridad... en fin de amor!!

Quiero que mis nietos todos, sientan mi cariño, que sepan que cuentan conmigo,  que sientan la ternura que me inspiran, quiero estimular su auto estima, colaborar en su educación y en hacerse buenas personas, quiero formar parte de su intimidad, que se sientan seguros y empoderados de su vida en el camino de la vida que les toca transitar, que poco a poco se vayan llenando de hermosos recuerdos de su yaya....ese es el legado que quiero dejar a mis nietos.

  

Y tú, eres yaya? Qué legado te gustaría dejar a tus nietos? Cuéntamelo todo aquí o en nuestro correo:  mquemadres@gmail.com

Clika "me gusta" en Facebook: https://www.facebook.com/masquemadres y forma parte de nuestras super amigas MQM

Pasa por la caja arriba a la izquierda y déjame tu correo para seguir recibiendo nuestras historias.

Enlaces relacionados:

Imágenes:
1: mi nieto Philip, 4 años
2: 2009, con mi segunda nieta Alexia recién nacida (Soraya)