martes, 12 de noviembre de 2013

Tarta de chocolate

Quién no disfruta de un buen pastel de chocolate!! Es una tentación a la que no nos podemos resistir. Prueben con nosotras  nuestra receta y luego esperamos sus comentarios!!













Ingredientes
1 1/2 taza de harina
11/3 taza de azúcar
1/2 taza de cacao en polvo
3/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/4 de cucharadita de sal
1/2 taza de mantequilla sin sal fria en trozos
1/2 taza de café fuerte y caliente
1/2 taza de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 huevos grandes a temperatura ambiente

Para el glaseado de chocolate
12 oz de chocolate semidulce
1 3/4 de taza de crema de leche
1/2 taza de crema agria
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Preparación

Precalienta el horno a 180ºC. Engrasa y enharina dos moldes de 20 cms cada uno. 

En un tazón grande cierne la harina, el azúcar, el cacao en polvo, el bicarbonato de sodio y la sal. Añade la mantequilla cortándola un poco y bate con la batidora hasta que la mezcla sea como una masa que se desmorona, sin que se vean los trozos de mantequilla.

Revuelve el café caliente, la leche y la vainilla y agrégalo a la mezcla anterior hasta que quede suave.
Pon los huevos en otro recipiente y revuelve con un tenedor, luego agrégalo a la mezcla. De nuevo, mezcla a velocidad media hasta que esté suave (esta mezcla no debe quedar muy espesa). Divide la masa en los dos moldes preparados.

Hornea los pasteles durante 30 minutos o hasta que cuando lo pinches con un cuchillo o palito de madera salga limpio. Enfría los bizcochos 20 minutos en las bandejas y luego colócalos en una rejilla hasta que estén a temperatura ambiente.

Los bizcochos pueden hacerse el día anterior.

Preparación del glaseado

Coloca el chocolate y la crema en un recipiente de metal y ponlo sobre una olla de agua a fuego lento. Revuélvelo hasta que el chocolate esté totalmente derretido y la mezcla esté suave. Retira el recipiente del fuego y bate la crema agria, la vainilla y la sal agregándosela a la mezcla de chocolate. Deja que la mezcla se enfríe completamente a temperatura ambiente. Resérvala aparte. Puedes revolver de vez en cuando sin llegar a batir. La mezcla debe alcanzar consistencia para untar.

Desmolda el primer pastel en una bandeja y córtalo si es necesario para nivelarlo, debe quedar completamente plano. Aplica una generosa capa de cereza o mermelada de albaricoque. Luego coloca encima el otro pastel y nivelalo para que quede plano. Extiende buena cantidad del glaseado en la parte superior y haz con la espátula movimientos de remolino para crear un buen diseño. Luego cubre todo el borde con los mismos movimientos y así  ve rellenando todo el pastel hasta que quede totalmente cubierto.