miércoles, 30 de octubre de 2013

Mujer,madre, esposa y profesional


Recuerdo que mi  madre nunca tuvo que plantearse si debía trabajar o quedarse en casa. Pertenecía a una generación en la que los roles estaban muy bien definidos. Ser madre y esposa era prioritario y cumplirlos bien era su único objetivo, sin importarle cuánto de sí tenía que dar.
Ahora todo ha cambiado. La sociedad moderna nos ha impuesto a las mujeres muchos roles y no solo eso sino que nos exige que en cada uno de ellos seamos "perfectas", así nos encontramos trabajando fuera de casa, pero dentro nos toca hacer mucho más, atender y suplir las necesidades de nuestros hijos es tarea prioritaria, pero también el rol de esposa hay que cumplirlo, con lo cual cuidar de la relación de pareja es fundamental. Como mujeres se nos exige estar perfectas físicamente también.

Cuando comencé a ser madre me pareció lo más bonito del mundo, quise aparcar mi vida personal para dedicar todo mi tiempo y energía a ese pequeño ser que ahora dependía de mí.

Viví mucho tiempo con las dudas si lo estaba haciendo bien porque tuve que aparcar mis estudios y  entre tantas cosas sientes que se van quedando en el camino cosas importantes pero que te ves incapacitada para asumirlas. Hace unos días fuí a ver a mi hija que me pidió que fuéramos mi marido y yo a cuidar de mis dos nietos porque ella estudia y tenía un examen muy importante. Estuvimos tres días con ellos y me dí cuenta que mi hija sufre ahora esa misma lucha que me tocó vivir a mí pero no a mi madre.

Reflexionando sobre esto me pregunto si esta revolución en el mundo femenino nos ha traído más beneficios o ahora se está volviendo contra nosotras mismas...? Era más fácil antes en los tiempos de mi madre o ahora con todos estos retos que se nos presentan?

Pienso que todo esto viene porque la sociedad ha creado  unos estereotipos como ser "super mamás", "super esposas" o "super profesionales" sin darnos cuenta que las propiedades sobre humanas solo las tenían algunos de los comics que veíamos cuando eramos niñas. Nada de esto es real, no somos máquinas, ni robots, somos personas sensibles sometidas a muchas presiones.
Con frecuencia vemos como mujeres famosas dan a luz y en menos de tres meses están "divinas de la muerte" como decía mi compañera de trabajo. Se les valora solo por su aspecto físico y se da por descontado que son felices. Caemos muchas veces en la tentación de imaginarnos que esa es la felicidad, tener una familia preciosa, un esposo espectacular y ser una madre profesional y con una imagen que sea la envidia de todas. Todo es tan perfecto como esas imágenes muestran?, me pregunto.

Por supuesto que no, la imagen que nos proyectan en los medios de estas mujeres es brutal y el efecto en la sociedad lo es mucho más.

Tenemos que cambiar y aprender que lo perfecto es enemigo de lo bueno y que la eterna exigencia de querer llegar a la perfección es opuesto con la realidad. Intentamos abarcar todo al mismo tiempo pero la realidad no es esa.

Ser mujer es una bendición, tenemos la dicha de poder donarnos plenamente cuando somos madres, pero también de entregarnos al amor compartido con un hombre. Podemos trabajar fuera de casa y al mismo tiempo mantener dentro bien nutrida nuestra familia. Sin duda, esto es un don.

Comprender que todo tiene su tiempo nos ayudará a llevar estos roles de una manera más satisfactoria. Cuando tienes un hijo, o dos "por un tiempo" tu mundo gira solo en torno a pañales, biberones, doctores,etc, pero recuerda ese tiempo pasa...

Como esposa, también sufres muchas exigencias, pues si trabajas fuera y tienes hijos tu marido probablemente reclamará tiempo para él. Comunícale cómo te sientes en este momento, comparte con él tus miedos e incertidumbres y no dejes que este tiempo en el que estás más dedicada a otras cosas les afecte y por último no compitas laboralmente con él, esto puede crear cantidad de tensiones entre la pareja y enfriar la relación. El hombre por naturaleza necesita sentirse proveedor y cuidador de su familia, hazlo sentir bien así y ya verás como tu relación se mantendrá viva.

La sociedad que nos ha tocado vivir muchas veces condiciona nuestras decisiones. No te dejes influir por lo que ves, mira más allá de lo externo...

No te olvides de priorizar, buscar ayuda y aprender a decir que NO. Si comprendemos que pedir ayuda en alguna circunstancia, por ejemplo, pedir a los abuelos ayuda para llevar a los niños al cole si tienes que ir a trabajar o eventualmente al médico no es ser mala mamá, es simplemente ir en contra de los estereotipos que te dicen que puedes con todo y más. No somos invencibles. Decir NO algunas veces  también te ayudará, muchas veces nos comprometemos a ir a reuniones o hacer cosas que realmente en este momento no te apetecen, dilo con sinceridad,  esto te evitará tensiones innecesarias.

La clave está en conocer  cuáles son tus prioridades en el momento en el que te encuentras? A partir de allí verás que podrás emprender un plan de acción para llevarlas a cabo. Si tienes que aparcar un tiempo tu vida profesional, no pasa nada, ahora tu prioridad es tu familia. Si por el contrario para tí lo prioritario es ser profesional, entonces aparca por un tiempo el tener tus hijos. Y si ya tienes las dos cosas entonces seguramente muchas veces sentirás que no puedes. No te preocupes, es normal que así lo sientas. Pero recuerda, todo esto tiene su tiempo de caducidad.

Me parece que hemos conquistado el derecho de saber pero malamente hemos conquistado el derecho a vivir. No formes parte de esas estadísticas de mujeres que viven infelices a pesar de sus logros!

Recuerda que lo mejor es que tú seas feliz o al menos te sientas bien contigo misma, solo desde ese estado podrás actuar acertadamente en tus relaciones con tu familia.

Eres una mujer que quiere llegar a todo? Eres una super mujer? Cómo te sientes con estos roles que te impone la sociedad? Cuéntamelo escribiendo al mail:
www.mquemadres@gmail.com

Unete a nuestra comunidad de facebook, haciendo click en "me gusta" y comencemos a compartir nuestras experiencias.

Ah,,, y no te olvides de suscribirte a nuestro blog en la cajita de arriba y a la izquierda.


Enlaces relacionados
http://www.masquemadres.es/2013/12/como-aprender-a-delegar-y-a-dejar-de-controlar.html
http://www.masquemadres.es/2013/12/16-cualidades-de-mujeres-inteligentes.html
http://www.masquemadres.es/2013/11/la-felicidad-es-el-camino.html

Imágenes obtenidas de internet