martes, 29 de octubre de 2013

Humus Casero


Decirme, a quién no le gustan los garbanzos? bueno tal vez puestos en el plato de cualquier forma no apetezcan mucho; sin embargo, cuando se convierten en un Humus, la cosa cambia a mejor significativamente.... pasan a ser una crema fina, muy suave y exótica al paladar, que podemos acompañar con un poco de pan crujiente o pita recién horneada…incluso con bastoncillos de vegetales crudos como zanahorias o pepino. Os lo dejo a vuestro gusto. 


Es fácil y rápido de preparar, super sano y nutritivo. Un plato que le encanta a los niños y que incluso podéis preparar con ellos.

Ingredientes para 6 personas:

1 bote de 400 g de garbanzos cocidos.

2 cucharillas de comino molido.

Una cucharilla de canela en polvo
Agua o el caldo de cocción de los garbanzos (al gusto, de esto depende de si quieres más o menos densa la crema)
Un diente pequeño de ajo.
Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
1 cucharadita de pimentón dulce o picante de La Vera (al gusto)
3 cucharadas de Tahini (podéis comprarlos en supermercados asiáticos) 
1 ramita de cilantro (vamos a emplear sólo las hojas)
50 ml de aceite de oliva virgen extra ( y un poquito más para adornar la crema)
El zumo de medio limón.

Preparación:

Puedes aprovechar unos garbanzos que hayan sobrado de un cocido o utilizar un bote de garbanzos cocidos que venden en cualquier sitio. Escurrir los garbanzos del líquido en el que se conservan, veréis un poco de espuma, pasadlos por agua hasta que desaparezca. Reservamos en el escurridor.

Hacemos zumo con la mitad de un limón, lo colamos por si quedan pepitas y reservamos.

Pelamos el diente de ajo. Colocar los garbanzos en el vaso de la batidora con el diente de ajo, el tahini, la canela, el cilantro (o en su defecto perejil), el zumo de medio limón colado, el comino molido, una pizca de pimienta negra recién molida, sal, el aceite de oliva virgen  y un toque de pimentón.

Batir con la máxima potencia hasta que nos quede una crema tipo puré, la densidad de la pasta va a gustos. Reservar en la nevera. Frío está mucho mejor. Si tenéis robot de cocina se puede controlar la textura mucho mejor.

Para presentarlo lo podéis poner todo en un plato (como aparece en la foto) o repartirlo en varios cuencos pequeños. Repartimos la crema de garbanzos y la espolvoreamos con un poco de pimentón y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Preparación del Tahini:
Si no encontráis donde comprar esta pasta tradicional árabe a base de sésamo es muy fácil prepararlo en casa, así lo tendréis recién hecho y con un poco de aceite de oliva virgen os durará un montón de tiempo, incluso se puede congelar. Las semillas de sésamo las puedes encontrar en cualquier super o mercado.

Comenzamos tostando o dorando las semillas a fuego muy bajo durante unos 10 minutos. Puedes hacerlo tanto en una sartén como en el horno. Una vez que estén levemente doradas (sin que se exploten), las colocamos en un molinillo de café, le damos dos toques y pasamos a un mortero. Si no tienes molinillo lo haces directamente en el mortero.

Añadimos un chorrito de aceite  y un poquito de agua y mezclamos con el mortero hasta conseguir una emulsión. La consistencia debe ser cremosa y hasta algo espesa, debe quedar una pasta entre blanca y dorada, su sabor es pronunciado y se asemeja al de los frutos secos. Añadimos sal al gusto.

Una delicia...para chuparse todos los dedos!!!!


Imagen MQM