jueves, 31 de octubre de 2013

Guapas y Maduras



Hace días leía un artículo en el periódico.es de la psicóloga británica Susie Orbach hablando sobre que existía "una violencia real hacia la mujer para que no acepte su cuerpo, la cual esta promovida solamente por los intereses comerciales".

Al respecto planteaba el siguiente ejercicio: En un vagón de metro lleno de mujeres. Entra alguien. A todas les hace la misma pregunta: ¿Qué te gustaría cambiar de tu cuerpo? Todas enumeran, al menos, cinco partes: ojos, tripa, piernas, pechos. ¿Y qué te gusta de tu cuerpo? Entonces las mujeres se vuelven silenciosas, se angustian, no saben qué contestar.

Y es muy cierto, las mujeres que refleja la publicidad son poseedoras de un cuerpo perfecto y acorde con los estándares de belleza establecidos, aunque para lograrlo los publicistas deban acudir en muchas ocasiones al retoque digital, perfeccionador de toda clase de defectos y formas, sin tener en cuenta la irrealidad que con ello se transmite a las potenciales compradoras y las devastadoras consecuencias que pueden derivarse de la ilusión emprendida por muchas de ellas para alcanzar esa pretendida perfección.

"Una realidad manipulada por los retoques" hechos con photoshop para los anuncios. Esto solamente logra que las mujeres construyen en sus mentes una imagen de un cuerpo y una cara que no son reales; donde los únicos beneficiarios son las grandes empresas que ganan millones "vendiendo" mentiras.

Guapas y jóvenes
Parece que ser guapa (y eso incluye estar delgada de acuerdo al concepto del momento) y jóvenes es lo único aceptado por la sociedad; y así el medio nos condiciona hacia esa meta... envejecer es malo!!, y luchamos contra eso y nos atormentamos cada vez que llega nuestro aniversario. Lo mismo sucede con la talla, no tener la talla 36 o 38 es un pecado mortal, no importa a qué coste, o si no estas sana, sólo hay un concepto único de cuerpo, el que nos han impuesto y no hay variedad.
 
Llega a convertirse incluso en una obsesión, por ejemplo, la eterna incógnita de cómo quedará el físico tras el parto o sentir el acto de comer como un sufrimiento. Lamentablemente muchas madres llegan a transmitir esa culpabilidad a sus hijas por no ser lo suficientemente guapas y perfectas, lo que puede acarrear una sensación de infelicidad mental al no cumplir las expectativas que se espera de ellas.

Lo cierto es que es muy triste; nosotros somos más que un trozo de carne para ser admirado; somos unas personas únicas, diferentes unas que otras, con fortalezas y debilidades que es lo que nos convierte realmente en seres humanos; y nuestra belleza es mucho más que un rostro bonito y un cuerpo perfecto.  La mujer se debe querer tal como es, aceptar las partes menos hermosas de su físico y valorar y potenciar rasgos del carácter como la alegría, la generosidad, el sentido del humor, la paciencia, la bondad o la dignidad. También debemos y tenemos que honrar los años que tengamos... los que hemos vivido y los que nos falta por vivir y disfrutar, valorando cada día y deleitándonos cuando nos miramos en el espejo y admiremos esa "hermosa persona" en la que nos hemos convertido.

Nosotros desde este blog potenciamos el sentirnos bien, estar saludables, aceptarnos y valorarnos, cuidarnos y queremos para nosotras mismas y nuestros seres queridos lo cual es en definitiva la única y verdadera fórmula para ser feliz.

Es posible que en algún momento viendo por televisión algunas de esas mujeres "espectaculares" sintiéramos un poco de envidia, sin embargo, si lo pensamos nos damos cuenta lo bien que estamos, lo libre que somos, y lo felices que somos al no "tener" que depender de nuestro físico para ser queridas o tomadas en cuenta.

Por eso te invitamos a rechazar los estereotipos de cualquier tipo, y aún más, aquellos que pretendan controlar y señalar tu físico irrespetando la evolución propia de la vida y las huellas que ésta deja en ti. Por eso particularmente me siento orgullosa de los años vividos, de las experiencias disfrutadas, de mis hijos, de mis nietos, ilusionada de poder ver los bisnietos y de saborear cada día de me regala la vida.
 
Ya terminando éste escrito se me viene a la cabeza la letra de una canción de Ricardo Arjona muy apropiada para éstas líneas... os dejo parte de la canción...aunque ya son más de 40......!!!!
 
...Señora de las cuatro décadas
Y pisadas de fuego al andar
Su figura ya no es la de los quince
Pero el tiempo no sabe marchitar
Ese toque sensual
Y esa fuerza volcánica de su mirar.
Señora de las cuatro décadas
Permítame descubrir
Que hay detrás de esos hilos de plata
Y esa grasa abdominal
Que los aeróbicos no saben quitar...
 
 

Y ahora si ... que viva nuestra belleza!
 
Si te ha gustado Guapas y Maduras y quieres comentarnos alguna experiencia o pedirnos desarrollar un tema en concreto, no dudéis en escribirnos a nuestro mail: mquemadres@gmail.com
 
 
Os invitamos a seguirnos en Facebook:
 
Foto superior: Yo 2007
Foto inferior: obtenida de internet