martes, 29 de octubre de 2013

Fertilidad Natural Masculina

Me comentaba un seguidor que generalmente escribíamos sobre mujeres, y es muy cierto, por eso en este escrito quiero compartir información sobre la riqueza de la alimentación saludable y una dieta equilibrada y su impacto en mantener algunas condiciones físicas en el hombre; específicamente en cuanto a la fertilidad masculina.
Lo fundamental es depurar la dieta y el estilo de vida, es decir, eliminar la comida basura, cigarrillos, alcohol, cafeína, azúcar y basar las comidas en alimentos frescos, sin transformar.

Mientras más saludable sea la dieta y estilo de vida, más óptima será la fertilidad. Por supuesto, estos no son los únicos factores para impulsar naturalmente la fecundidad; sin embargo son pilares fundamentales.

Una de las causas más comunes que suelen darse en casos de infertilidad es debido a que el organismo no está lo suficientemente depurado. Por esta razón, nunca está de más empezar con una buena dieta desintoxicante, donde predominen los líquidos, los zumos y los vegetales en general (os invito a leer nuestro escrito Recetas fáciles y nutritivas para mantenernos sanos).

El estrés físico y mental, la frustración en la vida, la sensibilidad emocional y la ansiedad pueden relacionarse con la motilidad del esperma. No sabemos exactamente qué alimentos deben o no deben afectar la motilidad de los espermatozoides, pero sin duda, una dieta equilibrada puede proporcionar una mejor salud en general, lo que sin duda podría ayudar con la movilidad de los espermatozoides(os invitamos a leer nuestro escrito El buen estrés).

Las nueces: según ha publicado un estudio universitario de California, los hombres entre 20 y 35 años que consumen nueces diariamente aumentan la calidad de su semen. Las nueces son uno de los frutos secos con mayor aportación de antioxidantes, los cuales son beneficiosos para la producción de espermatozoides. Esto se debe a los ácidos grasos poliinsaturados que contienen las nueces, estas moléculas evitan la oxidación celular que provoca daños irreversibles en los espermatozoides. De forma que éstos son incapaces de fecundar al óvulo correctamente y no se produce el embarazo. El estudio afirma que se debe incluir 75 gramos diarios de nueces para mejorar varios parámetros del semen, como son: Vitalidad, Movilidad y Morfología.

Jengibre: históricamente ha sido considerado como uno de los vigorizantes y afrodisíacos de cabecera. De hecho, se cree que tiene grandes cualidades para estimular tanto la fertilidad masculina como la virilidad en líneas generales, aumentando la líbido.


Ginseng asiático: también llamado ginseng chino o coreano, es un remedio popular para la infertilidad en la medicina china ya que aumenta los niveles de testosterona, el recuento de espermatozoides y la motilidad espermática.
 
Avena: La avena se considera un energetizante natural y los herboristas afirman que también aumenta la fertilidad masculina.
 
Coliflor: Uno de los nutrientes mas recomendados para combatir la infertilidad por su alto contenido en vitamina B6.
 
Berros: Otro vegetal rico en vitamina B6 y bueno para incrementar los niveles de testosterona.
 
Espinaca: Rica en ácido fólico y zinc, un nutriente cuya deficiencia está relacionada a la esterilidad masculina, también poseen un alto contenido de vitamina K y hierro.
 
El apio contiene una cantidad elevada de ácido fólico, beta-carotene, vitamina C y una variedad de minerales favorables para la fertilidad incluyendo el magnesio. Contiene además, un compuesto similar a la hormona masculina androsterona y es afrodisíaco para los hombres.
 
Vitamina E: es considerada la más importante para la fertilidad y puedes encontrarla en productos como el germen de trigo, por ejemplo.
 
Zinc: presente en cereales, ostras, frutos del mar, huevos, calabaza, avellanas, nueces, levadura de cerveza y cebollas está asociada a la mejora de concentración de espermatozoides.

Polen: Si el hombre consume productos naturales elaborados a base de Polen es capaz de tener un esperma más intenso y una mejor producción del mismo. Además del poder antioxidante, el polen también contiene una importante cantidad de zinc, el cual está asociado a la libido y es capaz de incrementar el deseo sexual.

Además de estos beneficios del polen, también encontramos en él propiedades desestresantes, e incluso se trata de un elemento muy positivo para combatir problemas de próstata, lo cual lo convierte en uno de los medicamentos naturales que deberían estar en primera línea en el botiquín natural masculino.
 
Vitamina C: Por su carácter antioxidante, favorece la desintoxicación de algunos metales pesados como el plomo y el cadmio, lo que influye de manera positiva en la calidad y cantidad del semen y en la función de los órganos sexuales. Como antioxidante, junto con las vitaminas A y E, y minerales como el selenio, protege al ADN del daño oxidativo. Puede ser ingerida en forma de pastillas o en algunos alimentos como naranja, limón, brócoli o coliflor. Es un potente antioxidante y mejora el movimiento de los espermatozoides.
 
Vitamina E: Por su capacidad antioxidante, contrarresta la acción nociva de los radicales libres en la movilidad de los espermatozoides y en la calidad del semen. El germen de trigo es la fuente natural más concentrada en vitamina E. Se puede añadir a ensaladas, zumos, etc. para reforzar la dieta con este nutriente. El aceite de oliva virgen extra y los frutos secos también son un buen recurso dietético en este antioxidante. Protege los espermatozoides de las mutaciones y auxilia en la producción de hormonas importantes para la fertilidad del hombre. Puedes encontrarla en el aceite de girasol, nueces, cacahuete y brócoli. La carencia de esta vitamina puede generar problemas en el sistema reproductor, como degeneración de los testículos.
 
Vitamina A: Protege a las células del aparato reproductor masculino del proceso de envejecimiento prematuro causado por los radicales libres. Favorece la fertilidad, ya que participa en la formación de esteroides, base de las hormonas sexuales. Esta vitamina abunda en las grasas lácteas (nata, mantequilla) y en la leche entera. También está presente en forma de beta-caroteno (precursor de la vitamina A en el organismo) en la zanahoria, la calabaza, el albaricoque y en la mayoría de las hortalizas de color anaranjado-rojizo, así como en las verduras de hoja verde. Puede ser encontrada en el hígado, brócoli, frutas y vegetales de color amarillo.
 
Omega 3: encontrado en pescados, soja, maíz, huevos y leche, mejora la movilidad de los espermatozoides, aumentando las probabilidades de fecundación.
  
Estos consejos no pretenden en ningún momento sustituir los consejos de un especialista, nuestro objetivo es invitar a reflexionar a nuestros seguidores "chicos" sobre el impacto de la alimentación saludable en su calidad de vida; así que, a cuidarse!!