jueves, 24 de octubre de 2013

El segundo hijo



Traer al mundo un segundo hijo y cuidar de dos niños puede resultar  algo abrumador en un principio. La mejor opción será organizarse antes de la llegada del nuevo bebé, aunque no siempre resulta fácil.
Los horarios de dormir y comer cambiarán considerablemente. Las seis u ocho semanas después del parto pueden resultar agotadoras porque serán las que regulen los horarios de comida y sueño del nuevo bebé y las necesidades del hijo  mayor dependiendo de la edad que tenga.

Un segundo embarazo significa, no sólo un reajuste en la economía familiar sino también un reajuste en las rutinas y en las tareas, que se verán aumentadas. El tiempo y la disponibilidad será el mismo, pero el trabajo será el doble. Sin embargo, no es una tarea imposible. La familia sólo necesitará un poco de tiempo y mucho trabajo en equipo para adaptarse a las necesidades y “exigencias” del bebé.

Nosotras, como madres, experimentamos desde el punto de vista emocional y físico también muchos cambios. Emocionalmente podemos sentir  la famosa “tristeza postparto” lo que nos llevará probablemente a llorar sin justificación alguna, por ejemplo. Nos encontramos mucho más sensibles. Estos síntomas deben ser pasajeros, suelen durar entre dos y tres semanas y tenemos que distinguirlas  de la “depresión postparto” que puede desembocar en trastornos anímicos y del sueño si no es tratado como corresponde.

En el aspecto físico el cansancio y el agotamiento postparto es común en muchas mujeres que han tenido un parto difícil y que tienen que levantarse a amamantar varias veces en la noche.

Un cambio positivo que experimenté cuando tuve mi segunda hija fué que nosotros como padres  sentíamos una mayor confianza en nuestras habilidades: al tener un primer hijo ya sabíamos cómo afrontar mejor las típicas situaciones, desaparecieron muchos miedos que con la primera tuvimos, hasta para las cosas más sencillas, para alimentarla, cambiarle los pañales, bañarla, reconocer un ataque de cólicos. Al ser una experiencia ya conocida, la actitud fué de mayor seguridad y control.

Otro tema a tratar ante la llegada de un segundo hijo es cómo manejar los “celos” del hermano mayor. La obra de Miguel Delibes describe de una forma excelente cómo un niño puede expresar sus celos por la llegada de un hermano en su libro “El Príncipe destronado”. Muchas son los cambios que el hermano mayor experimenta y dependerá de la actitud de sus padres ayudar a superarlo.

La mejor forma de hacerlo es involucrarlo de la manera más natural que se pueda a todo el proceso. Invitarlo a participar en todo lo relacionado al nuevo bebé, por ejemplo, arreglar su nueva habitación, preparar la cuna y la ropa, leerle cuentos que hablen de temas relacionados con el embarazo y el parto de una forma sencilla y adaptada a su edad. Todo con el fin de que se vaya poco a poco adaptando a la nueva situación.

En relación a la personalidad del segundo hijo mucho se ha escrito, sabemos que al llegar a un hogar donde los padres ya tienen experiencia y son más seguros, determina que el trato hacia él/ella sea mucho menos rígido que con el primero. Tienden a darle menos responsabilidades y frecuentemente son mucho más independientes.

Mi experiencia al respecto fué de libro, al ser una familia numerosa, ví como la personalidad de mi primera y segunda hija eran totalmente diferente. Mientras a la primera le exijimos quizás demasiado, con la segunda nos relajamos mucho más y fuimos mucho más seguros a la hora de su crianza lo que marcó de una forma determinante su carácter y personalidad independiente.

Y no olvides, no hay un mejor regalo que puedas ofrecerle a un primer hijo que darle la posibilidad de convivir y compartir con un hermano que le ayude a ver las cosas desde otra perspectiva. En nuestro caso ha sido una de las mayores alegrías que hemos tenido, la llegada de nuestra segunda hija, Rebeca.

Tienes ya tu segundo hijo? Te pasó lo mismo que a mí? Te sentiste más segura en su crianza o no? Escríbeme y cuéntamelo a: mquemadres@gmail.com

Únete también a nuestra página de facebook haciendo un click en "me gusta" para comenzar a compartir experiencias como esta.

Suscríbete a nuestro blog en la cajita de arriba y a la izquierda.

Enlaces relacionados

http://www.masquemadres.es/2013/11/que-lugar-ocupas-en-la-familia.html
http://www.masquemadres.es/2013/11/educando-en-creatividad.html

Imagen: Mi hija mayor Mary Carmen y Rebeca, mi segunda hija