martes, 15 de octubre de 2013

Efectos del uso de Whatsapp y Facebook en la pareja


Acabo de leer un artículo publicado en un diario nacional en donde dice que 28 millones de parejas rompen por esta causa cada año. El estudio revela que se ha creado entre la población un síntoma que le llaman el  “síndrome del doble check” y la última conexión.

El 'doble check'  es un pequeño visto bueno que aparece cada vez que se envía un mensaje a través de Whatsapp, este se hace doble cuando el mensaje es recibido correctamente por el dispositivo. El problema surge cuando los usuarios piensan que ese segundo visto bueno significa que el destinatario ha leído el mensaje, algo que fue desmentido por los dueños de la compañía.

El otro problema tiene peor justificación, si bien es verdad que el 'doble check' no asegura que una pareja haya leído el mensaje, la hora de última conexión es infalible. Que la otra persona sepa a qué hora se deja de usar Whatsapp puede convertirse en un gran problema. Por ejemplo: "Anoche después de darme las buenas noches estuviste en línea hasta tarde ¿con quién hablabas?". A lo que hay que dar una explicación que seguramente no será muy convincente.



Todo lo que está ocurriendo con el uso de las nuevas tecnologías abre un abanico de consecuencias que estoy segura serán incluidas en muchas publicaciones de Psicología Moderna que nos ayudarán a comprender mejor el efecto de estas en nuestras vidas. Lo cierto es que  detrás de ellas existen vínculos, actitudes  e interpretaciones que nos vemos en la obligación de revisar.

Antes y ahora uno de los pilares para que una relación fructifique es “la confianza”. En el mismo momento que cualquiera de nosotros siente la necesidad de “buscar” “revisar” o “investigar” a qué hora, cuándo, cómo fue su última conexión, con quién habló al final de la noche, cuánto tiempo tardó mientras hablaba?, son signos inequívocos de que la duda sobre “el otro” o “la otra” se apodera de nosotros. Es en este momento en que son otras las preguntas que podemos hacernos y otra la dirección a quien van dirigidas esas preguntas.

Pregúntate a ti mismo: por qué tengo que cuestionarme el comportamiento del otro? Por qué dudo de alguien en el que hasta ahora confiaba? Me gustaría a mi que invadieran mi privacidad ¿Es este tipo de relación la que yo quiero tener?

Al redirigir la pregunta quizás puedas encontrar la respuesta. Una relación en la que constantemente sientas la necesidad de controlar, vigilar, invadir es una relación que está condenada al fracaso.

Te invito a que construyas relaciones en la que tus necesidades sean otras: como mantener, cuidar, fortalecer, aportar y enriquecer. 



Si te ha gustado nuestro artículo y quieres hacernos un comentario sobre este tema, no dudes en escribirnos a mquemadres@gmail.com

También queremos invitarte a visitar nuestra página de Facebook y regalarnos tu "me gusta" para comenzar a compartir experiencias.

Enlaces relacionados

http://www.masquemadres.es/2013/11/estas-atrapado-en-una-relacion-toxica.html
http://www.masquemadres.es/2013/11/como-puedo-recuperar-mi-autoestima.html
http://www.masquemadres.es/2013/11/como-manejar-los-celos-en-la-pareja.html