martes, 22 de octubre de 2013

Cómo actuar con la rebeldía de mi hijo adolescente?



Cuántas veces nos hemos hecho esta pregunta? La adolescencia es una de las etapas más difíciles para los padres y los jóvenes. Es un período en el que el joven  experimenta cambios hormonales, físicos y psicológicos importantes. El buen manejo de parte de nosotros los padres de las situaciones que estos cambios generan sentarán las bases para sus relaciones futuras. De allí la importancia de manejar esta época de nuestros hijos con naturalidad y firmeza siendo conscientes de que es algo pasajero.
Anteriormente cuándo nosotros fuimos adolescentes la rigidez de la educación era tan “inamovible” que llegábamos a aceptarla hasta con resignación, las sanciones a cualquier desacato de la autoridad eran tan claras y tan seguras que ni nos atrevíamos a incumplirlas. Muchas veces en mi adolescencia ni siquiera pedía el tan esperado permiso porque sabía que no iban a dármelo, entonces para qué intentarlo?. Lo asumía sin más.

Ahora todo ha cambiado, en pocos años con la llegada de las nuevas tecnologías, las redes sociales, los video juegos, los móviles, los medios de comunicación unido al cambio en la estructura de la familia han propiciado que los límites, las normas, los principios en la formación que son las bases del edificio pareciera que estuvieran construidas sobre arena movediza.

Nos encontramos frente a adolescentes que no respetan a sus padres, que no aceptan límites, que incumplen las normas. No sabemos cómo actuar frente a esta situación. Revisemos algunos puntos que debemos de tener en cuenta si tenemos un adolescente rebelde en casa, quizás pueda ayudarnos.

1.- Establecer reglas de juego claras. Nuestro hijo conoce claramente las normas en casa y las sanciones a las que se enfrenta si las incumple?. Dedicar tiempo a explicárselas  es muy importante. Aplicarlas con firmeza es lo básico. El adolescente debe saber que pase lo que pase si incumple una norma será sancionado. Si cambiamos constantemente las reglas entonces perderemos credibilidad frente a él.

2.-Mantener la diferenciación de roles. Yo soy tu mamá o tu papá, no soy ni tu colega ni tu amigo. Soy tu padre o tu madre que te quiere y tú eres mi hijo/a al cual yo respeto. Los gritos o el irrespeto del joven al dirigirse a sus padres no debe ser admitido.Observo frecuentemente como los adolescentes se dirigen a sus padres sin ningún respeto y levantándoles la voz, sin que los padres hagan nada para evitarlo.

3.-Propiciar momentos en familia. Muchas veces veo como la televisión, los video juegos, el móvil alejan al adolescente de compartir momentos agradables en familia. Hacerle ver a nuestro hijo la importancia de conversar (lo que también implica escuchar lo que te dice), compartir una comida, una película, una actividad deportiva, algo que puedan disfrutar juntos es fundamental. Tratar de compartir al menos una comida diaria ajustando los horarios de trabajo o estudios es una buena opción.

4.-Permitirle tener su propio espacio. Es conveniente que el adolescente pase un tiempo “solo”, siempre que eso no lo haga vulnerable a situaciones peligrosas para él. 

5.-Organizar el tiempo libre. Acordar con tu hijo a qué quisiera dedicar su tiempo libre, aprender a tocar algún instrumento, practicar algún deporte, aprender un nuevo idioma,etc.

5.-Respetar su privacidad para evitar que se sienta invadido por nosotros.

6.-Conocer a sus amigos. Es importante saber qué tipo de amistades tiene nuestro hijo. Cuáles son sus gustos, sus aficiones. Inclusive invitarlos a hacer alguna actividad juntos. En esta etapa los amigos son “ su referencia”, así que no podemos dejarlos de lado.

7.-No utilizar la violencia para corregirlo. Cuando corregimos a un adolescente muchas veces lo hacemos desde nuestra autoridad y hasta desde nuestra propia frustración. Intentar hacerlo desde el amor y el respeto es lo mejor para él. Por eso si estamos disgustados por algo que nuestro hijo ha hecho, detengámonos un momento a pensar antes de actuar y descargar nuestra rabia sobre él.

8.-Felicitarlo por los logros alcanzados. Reconocerle que estuvo bien lo que hizo por pequeño que sea es una buena forma de acercarse a él. A todos nos gusta esa palmadita en el hombro de vez en cuando.

9.-Explicarle cualquier situación difícil por la que se esté pasando en casa. Cuando existen situaciones que no podemos manejar como tener un mal día en el trabajo, tener problemas con la pareja, problemas económicos,etc nos hace irritarnos, sentirnos deprimidos, tristes y a veces nuestra reacción es de rabia y frustración . Seamos conscientes que nuestro hijo adolescente ya puede entender estos problemas. Explicarle que ”…hoy he tenido una discusión con mi jefe y la verdad que no me siento bien, voy a descansar y mañana seguro estaré mejor…” funcionará mucho mejor que llegar gritando a casa, por ejemplo. Además le estarás proporcionando modelos de conducta en las que él se apoyará más adelante.

10.-Alejar los sentimientos de culpa. Mis compañeras de trabajo me comentaban que le permitían a sus hijos hacer cosas que sabían que no eran correctas porque se sentían culpables por pasar tanto tiempo fuera de casa. Lo peor que podemos hacer es consentirle a un adolescente las cosas que antes le hemos prohibido, inmediatamente habremos perdido la autoridad sobre él.

11.-Evitar con nuestras actitudes que el adolescente piense que no podemos con él. Cuando esto ocurre entonces él toma el control de la situación y se siente con poder de manejarnos porque ya ha visto nuestra debilidad. Si en realidad hemos llegado a esta situación lo mejor es buscar ayuda con otros padres que tengan experiencia, con un profesor con el que tengamos confianza o buscar ayuda profesional.

Todos estos puntos son solo una pequeña muestra de las situaciones que se nos pueden presentar con nuestros hijos adolescentes.

 Naturalidad y firmeza decía al principio de este artículo son las actitudes que lo ayudarán a transitar por esta etapa de la mejor forma. Si te ve dudar o vacilar luego no esperes que haga lo que le pides.

Si hasta ahora no has actuado de una forma correcta con tu hijo adolescente, no te preocupes, hay tiempo para rectificar. Nunca se acaba el tiempo para educar.

Las situaciones en la vida diaria con nuestra familia son dinámicas y por lo tanto cambiantes…no hay fórmulas mágicas para combatir exitosamente todos los problemas, pero lo que pretendemos es darles algunos tips que por nuestros conocimientos o por nuestras experiencias nos han ayudado a que las relaciones familiares sean mucho más fuertes y duraderas. Acompañemos a nuestros hijos a superar todos los retos que la vida les presenta. Animo!

Tienes un adolescente en casa? Conoces a un adolescente en problemas? Cuéntamelo escribiendo a la siguiente dirección: mquemadres@gmail.com

Únete a nuestra comunidad de facebook haciendo click en "me gusta" para compartir esperiencias.

Suscríbete a nuestro blog en la cajita de arriba y a la izquierda.

Enlaces relacionados

http://www.masquemadres.es/2014/01/mi-nieta-pre-adolescente.html
http://www.masquemadres.es/2013/11/facebook-y-adolescentes.html
http://www.masquemadres.es/2013/12/como-ensenar-a-tu-hijo-a-resolver-conflictos.html